Datos personales

Médico Internista e Intensivista, y estudioso de las Santas Escrituras (La Biblia), y un predicador incansable del verdadero monoteísmo bíblico, y sobre todo, del mensaje o evangelio del Reino de Dios, que es la única esperanza que tiene este mundo para sobrevivir a su destrucción total.

martes, 2 de marzo de 2010

DIEZMAR O NO DIEZMAR?: ESA ES LA PREGUNTA


Por Carlos Xavier

El sistema del diezmo fue dado a Israel bajo la Ley de Moisés. En el Antiguo Testamento hay 2 diezmos, el diezmo de productos y de mantener las fiestas [Deu 14: 22-26].

Los diezmos de Israel eran de carácter agrícola y no financiero.

“La práctica antigua de dar un diezmo fue antes de la Ley de Moisés (Gen 14:20; 28:22; cp. Lev 27: 30-33) y existía en otras culturas antiguas…En los tiempos del NT, Judíos le daban el diezmo a los levitas, así como el diezmo para una fiesta.” NLT, ESV Biblias de Estudio.

Pablo ciertamente no enseñó el diezmo ya que le dijo a los corintios que había trabajado gratis para ellos—y hacia tiendas de noche [Hech 18: 1-3; 1Cor 9: 12-15; 2Tes 3: 7-8]. Además, Pablo defiende el “dar según lo que haya decidido en su corazón” [2Cor 9: 7].

En nuestro ministerio hemos sido fundados por las generosas donaciones de cualquiera que desea apoyar nuestros esfuerzos para la verdad. Nuestra iglesia no sigue ningún sistema de diezmo, pero a veces si aceptamos ofrendas.

El punto es que la iglesia cristiana no está bajo el sistema del Antiguo Testamento del diezmo. De lo contrario:

•¿por qué Pablo dice “dar según lo que haya decidido en su corazón”?

•¿por qué la opinión de Pablo es de dar y está ausente el concepto o la palabra “diezmo” en sus escrituras?

•¿Cómo es que Pablo claramente no les enseña a los corintios a diezmar?
Además, los diezmos fueron dados en el Antiguo Testamento a los levitas y sacerdotes [Num 18:19-21][1]. ¿Quiénes son los sacerdotes en el Nuevo Testamento?¡Toda la iglesia…no los pastores! Así que, si vamos a diezmar, ¡sería al uno a otro!

“En ninguna parte del NT exigen a los cristianos a diezmar…el vocabulario de Pablo sugiere que dar es voluntario y no hay ningún porcentaje establecido.” Diccionario Bíblico.

“El plan del Nuevo Testamento de dar es 1 Cor 16: 1-4; 2 Cor 9:7-9.” Fausset Diccionario Bíblico

--------------------------------------------------------------------------------

[1] Num. 18:25-32: El diezmo del diezmo. Los levitas tenían que dar una décima parte de sus ingresos a los sacerdotes. En efecto, como representantes de Dios los sacerdotes recibían el mejor diezmo de los diezmos (vv. 29-30; cf. Lev. 22:18-25; Mal. 1:6-14; 3:6-10). ESV

EL TEMA DE LA BIBLIA: EL REINO DE DIOS


Por Tom L. Ballinger

.
El tema de la Biblia, sin duda, es el Reino de Dios. Esto se dice en el pleno reconocimiento del hecho de que Jesucristo es la persona principal del libro. Es cierto que todos los puntos de la Escritura es para el Señor Jesucristo. Algunas de las referencias son muy sutiles, y otras son muy evidentes. Él es la persona principal, el personaje principal, por favor. A pesar de estos hechos, el tema principal de la Palabra de Dios, desde el Génesis hasta el Apocalipsis es el Reino de Dios.

Cualquier libro que tiene sentido que transmite una idea debe tener una idea principal, una visión, una premisa, una historia que contar. Algunos piensan que la Biblia es un libro confuso. Y muchos guías religiosos tienen un problema, y es que ellos mismos no han logrado encontrar el tema central de la Biblia que es el Reino de Dios.

El término actual, el “Reino de Dios,” no se encuentra en el Antiguo Testamento, pero sí, “el reino de Yahweh” (1 Cró. 28:5). El hecho es que las mil y una declaraciones proféticas del reino se encuentran en el Antiguo Testamento que, más tarde, serán resumidas en el Nuevo Testamento bajo la denominación: el Reino de Dios, o el Reino de los Cielos (estos dos términos son sinónimos).

El Nuevo Testamento abre con el anuncio de que “el Reino de Dios está cerca”, y finaliza con la misma enseñanza del reino futuro a sus discípulos por parte del Jesús resucitado por un espacio de 40 días (Marcos 1:1,14,15; Hechos 1:3,6,7). Esta frase “el reino se ha acercado” es indicativa de que la doctrina habiá sido previamente bien conocida por sus oyentes, pues Jesús lo proclama sin explicar su significado al público judío a quien se le hace este anuncio. Este hecho presupone claramente que la materia contenida en la expresión “el Reino de Dios” no necesitaba definirse o explicarse.

Así se puede decir con seguridad que en las primeras páginas del Nuevo Testamento, se da por sentado que el Reino era algo bien conocido por el público judío y ya era el objeto de su fe y esperanza.

El significado que el Señor Jesús adjunta a la frase, “el Reino de Dios”, sólo puede tener el significado que se le da en el Antiguo Testamento. Si algún otro concepto se ha destinado para el “Reino de Dios”, entonces una explicación habría sido necesaria al comienzo de los ministerios de Juan el Bautista y Jesús de Nazaret con el fin de evitar cualquier malentendido. Los hechos son que Juan y Jesús hicieron el anuncio del Reino en la presunción de que su público sabía lo que era el Reino de Dios. La gente reaccionó al llegar a Juan y Jesús por el bautismo, queriendo mostrar con eso que ellos se identificaban como parte del nuevo orden de cosas que estaba a la mano. No hubieran hecho esto sin comprender lo que quiso decir el Reino.

El anuncio sobre el “Reino de Dios” no era un concepto nuevo. Sin embargo, el ingrediente añadido, “a la mano”, era nuevo. La frase “a la mano”, ha causado una gran dificultad para los estudiantes de la Biblia, porque dos mil años después, el Reino aún no ha llegado. “A la mano” significa simplemente acercarse, aproximarse, o pronto para venir a pasar. Juan el Bautista y Jesucristo con claridad, dijeron: “Arrepentíos porque el Reino de Dios está cerca.” Dado que el Reino no es aún una realidad, ¿estaban mal? ¡No! La solución es simple. El Reino, cuando se anunció, estuvo de hecho “a la mano”. Era el próximo evento PROFÉTICO a tener lugar. Sin embargo, el Señor sorprendió a los santos de Dios, el mundo, y el diablo con la suspensión de todas las profecías e introduciendo una dispensación secreta— el Misterio, que cancela la posición “a la mano” del Reino.

Cuando pienso de un evento en la Biblia como que está “a la mano”, eso significa para mí que el evento mencionado es el próximo acontecimiento profético que está previsto a tener lugar. Lo que cambiaría la posición “a la mano” sería si Dios tuvo un propósito oculto, el cual Él eligió insertar en el tiempo.

A modo de aclaración, creo, con cada fibra de mi ser, que la “Bendita Esperanza” de Tito 2:13 está “a la mano!” Es el próximo evento profético que tendrá lugar en el designio de Dios de los siglos.

Los profetas ya habían establecido un período de tiempo cuando esta tierra, y todas las naciones serían regidas por Dios: “Alégrense y gócenselas naciones, Porque juzgarás los pueblos con equidad, Y pastorearás las naciones en la tierra. Selah”(Salmo 67:4). “El Reino de Dios” fue un antiguo cuerpo de verdades establecidas en virtud de este término muy descriptivo. Dios habló acerca de la venida del Reino de Dios “por la boca de sus santos profetas desde el principio del mundo” (Hechos 3:21). Todos los profetas anunciaron y escribieron sobre el momento en que los cielos gobernarían sobre la humanidad. El Reino de Dios juega un papel importante como tema de la Biblia, pero aún los cristianos no llegan a darle la importancia que se merece.

El hombre sabio se entera de muchos de los hechos como sea posible sobre una cuestión, y escucha la evidencia y la pesa en la balanza antes de dictar sentencia. El hombre sabio no es apresurado en la toma de su decisión en un asunto importante. Por eso es nuestro llamado urgente a un examen serio del mensaje bíblico del reino de Dios.

EL APOSTOLADO BIBLICO



Por el Dr. Javier Rivas Martinez (MD)

.

La palabra apóstol, se deriva del vocablo radical griego apostolos, que significa: el que es enviado para dar un mensaje, un representante designado, y en forma más generalizada, este término es aplicable para el Misionero. Cristo escogió a Doce para formar un círculo bien limitado, restringido, íntimo y exacto:
.
«Cuando se hizo de día, llamó a sus doce discípulos y de ellos escogió a doce. A quien también llamó apóstoles: a Simón al cual también llamó Pedro, y a su hermano Andrés; a Jacobo y a Juan; a Felipe y a Bartolomé; a Mateo y a Tomás; a Jacobo hijo de Alfeo, y a Simón llamado el Zelote; a Judas hijo de Jacobo, y a Judas Iscariote, que también llegó ser el traidor» (Lc.6:12-16).
.
Es importante aclarar que el nombre de Judas hijo de Jacobo, no aparece escrito en la lista de los Doce en los evangelios de Mateo y Marcos. Pudiera ser que el nombre fue sustituido por Tadeo, que significa «de corazón generoso» (Comparar las listas de los Doce escogidos en los siguientes aparatados bíblicos: Mat.10:2-4; Mar. 3:16-19; Luc.6:14-16; Hech.1:13).
.
Todas las listas en un principio, empiezan con Simón Pedro, y terminan con Judas Iscariote, excepto en la lista del libro de los Hechos, capítulo 1, ya que Judas Iscariote había muerto ya.
.
Para ser un apóstol verdadero, se necesitaba de reunir ciertos requisitos como el haber sido bautizado por Juan el Bautista y ser testigo además de la resurrección de Cristo. En el libro de los Hechos, después de que Judas el Iscariote el traidor murió, se buscó al que llenaría su vacante, bajo los requisitos antes mencionados:
.
«Por lo tanto, de estos hombres que han estado junto con nosotros todo el tiempo que el Señor Jesús entraba y salía entre nosotros, comenzando desde el bautismo de Juan hasta el día en que fue tomado de nosotros y recibido arriba, es preciso que uno seas con nosotros testigo de la resurrección» (Hech.1:21-22).
.
Más adelante, en Hech.1:23-26, miramos que dos fueron propuestos para el apostolado: José, llamado Barsabás, y que tenía el nombre de Justo, y Matías, quedando este último para ocupar el lugar vació de Judas, bajo la dirección de Dios.
.
La decisión de elegir a alguien para tomar el lugar de Judas Iscariote como apóstol, fue un acto de enorme responsabilidad de parte de los discípulos del Señor, de celo, y de temor de Dios. También, esta gran responsabilidad incluye la certidumbre del cumplimiento bíblico de este ministerio (Sal.69:25; Hech.1:20). Las apariciones del Señor Jesucristo después de la resurrección fue solamente a creyentes (1 Co.15), exceptuando a Pablo, que tuvo un encuentro personal con el Cristo resucitado durante su conversión (Hech.9:1-9). En 1 Co.12:28, Pablo usa la palabra apóstol en una forma restringida y limitada, es decir, para quienes componían el círculo cerrado del Señor, los Doce Discípulos, que componían el fundamento de la Iglesia según Ef.2:42., con respecto a la doctrina (Hech.2:42). La Biblia nunca menciona que los apóstoles hayan tenido sucesores. El Nuevo Testamento muestra los escritos de enseñanzas doctrinales que provienen de ellos y que fueron inspirados por el Espíritu Santo (Jn.16:13). Aunque el término apóstol, no fue restringido siempre a los Doce (ver. Hech.14:14; Ro.16:7), muchos ahora se adjudican el nombre como si fueran parte de ese ministerio tan especial propuesto por Dios en un tiempo ya precisado y que concluye con el apóstol Juan. Juan fue el último de los apóstoles que sobrevivió. Él vivió en Éfeso aproximadamente en el año 100 d.C. Históricamente, se desconocen sucesores apostólicos. Dice la historia, que en el año 120 d.C., ciertos evangelistas llamados «apóstoles» viajaban a las Iglesias, pero lo hacían sin autoridad. Nadie actualmente deberá llamarse apóstol, porque fue un ministerio con propósito inicial determinado, para el cual fueron escogidas un número exacto y limitado de personas por voluntad divina, que habrían de llenar ciertos puntos indispensables para que lo fueran, como ser bautizados por Juan el Bautista (que no se dio con Pablo), y-o ser testigos de la resurrección del Señor (1 Co.15:7). Pablo fue testigo de ella también:
.
« Y al último de todos, como un nacido fuera de tiempo, me apareció a mí también» (1 Co.15:8).
.
La Biblia habla de los falsos apóstoles fraudulentos, obreros del mal disfrazados como apóstoles de Cristo (2 Co.11:13), aquellos que han querido imitar el ministerio de un principio, pero que no son más que arrogantes vasallos de Satanás que es el perfecto imitador de la luz (2 Co. 11:14), y que buscan esclavizar y destruir al rebaño como ministros de justicia cuyo fin será de acuerdo a sus obras (2 Co.11:15).
.
Dios les bendiga siempre hermanos y amigos que nos visitan.

PORQUE NO TENEMOS APOSTOLES HOY EN DIA?


Por Carlos Xavier

“No sigo interpretaciones de hombres—ahora, déjame darte mi interpretación.”

1. Los apóstoles no establecieron ninguna sucesión apostólica.

Timoteo era sólo un delegado apostólico [mensajero, misionero itinerario].

2. Un apóstol tiene que haber visto a Jesús.

Según 1 Cor 9.1; 15.5-9, Pablo fue el último a quien Jesús se le apareció [Hech 9.3-6; Gal 1.15-16].

· 1 Cor. 15:8: “por ultimo.” Esta frase pachorrada entre vv. 7 y 9 sugiere que Pablo pensaba que no habrían más apóstoles designados como tal después de él. ESV Biblia de Estudio

3. Tienen que tener las señales “distintivas de un apóstol” (2Cor 12:12).

· señales, prodigios y milagros. Una triple descripción de actos milagrosos que acompañaban y acreditaban el ministerio de un apóstol (cf. Rom. 15:18-19). ESV

4. El canon de las Escrituras esta completo y, por analogía con el Antiguo Testamento, no hubo más profetas después de Malaquías—cuando el canon del Antiguo Testamento fue terminado.

Efe 2.20: “el fundamento (o cimiento) puesto por los apóstoles y profetas” (cf. Ro 15.20; 1 Co 3.10).

· Algunos piensan que eran “fundamentales” por que proclamaban las palabras de Dios, y algunas de sus palabras se convirtieron en los libros del NT. Ya que un “fundamento” se establece solo una vez (ej., al comienzo de la iglesia) no hay más apóstoles o profetas hoy, pero la función de pronunciar las palabras de Dios ha sido reemplazada por los escritos bíblicos, cual es el fundamento de hoy. ESV

· Aquí, “profetas” parecen ser profetas del NT, no los del Antiguo Testamento (véase 3:5, 4:11; también 1Cor 12:10, 28-29; 14:1-5, 22-24, 29-32, 39; cp. Hech 13:1, 19:6, 21:9, 10). En ambos AT y NT, los profetas no solo predicen el futuro, pero también son autorizados para hablar un mensaje de Dios (cf. 1 Cor 12:10).

Es cierto que en el NT hay apóstoles al nivel secundario y no al nivel de los 12 o de Pablo.

Estudio de Palabras:
•Apóstol: Los apóstoles fueron específicamente llamados por Cristo (Mateo 10:1-7; Hechos 1:24-26; Gal. 1:1) y habían visto al Jesús resucitado (Hechos 1:22, 1 Cor. 9:1; 15:7-9). Establecieron y gobernaron toda la iglesia, bajo Jesucristo, y tenían autoridad para hablar y escribir las palabras de Dios, igual que la autoridad de las Escrituras del Antiguo Testamento (1 Cor. 14:37, 2 Cor. 13:3; Gal 1. :8-9, 1 Tes. 2:13, 4:15, 2 Ped. 3:2, 15-16).

Pablo fue llamado a ser un apóstol, cuando Jesús se le apareció en el camino de Damasco (Hechos 9, 22, 26 y 1 Cor. 9:1; 15:8-9; Gal. 1:13-17), y la manera especial en que Pablo nació a la fe cristiana, o bien a que su conversión tuvo lugar “fuera de tiempo” [“como un abortivo”] respecto de los demás apóstoles, lo llevó a la conclusión de que no habrían mas apóstoles elegidos después de él (1 Cor. 15:8). ESV

“La palabra tiene también una referencia más amplia. En Hech14:4, 14 se usa de Bernabé además de acerca de Pablo; en Rom 16:7 de Andrónico y de Junias. En 2 Co 8:23 se menciona a dos hermanos anónimos como «mensajeros (esto es, “apóstoles”) de las iglesias»; en Fil 2:25 se menciona a Epafrodito como «vuestro mensajero». Se usa en 1Tes 2:6 de Pablo, Silas y Timoteo, para definir la relación de ellos con Cristo»” Diccionario NT, Vine.

Rom 16.7: “muy estimados entre los apóstoles”:
•“llamados apóstoles, en el sentido amplio de la palabra, que se aplicaba a varios personajes de la primera generación de cristianos.” RV 1995
•“Algunos traductores interpretan el pasaje [como] ‘mensajeros’ de las iglesias (como lo hace en 2 Cor. 8:23; Fil. 2:25; también Juan 13:16) en lugar de ‘apóstoles’ en el sentido técnico de Pedro y Pablo. En este caso, el término remite a Andrónico y Junias como misioneros itinerantes… ESV

Pero todo es tan confuso hoy en día y hay tantas afirmaciones falsas, de que es mejor evitar el título.

www.apologista.wordpress.com

LA DIVISIÓN DEL PROGRAMA DE LA RESURRECCIÓN


Por el Dr. Javier Rivas Martínez (MD)

Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida. Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia (1 Co.15:22-24).

No cabe la menor duda, por la vasta evidencia presentada en las Escrituras, de que habrá una clara división en el programa de la resurrección. La locución -cada uno en su debido orden-, en sí, nos muestra varios acontecimientos por separado. El orden de estos acontecimientos, de acuerdo a los textos de arriba, da inicio con las -primicias-, que es el Señor Jesucristo, como lo mejor de la cosecha presentada, y que designa, como ejemplo, el excelente, digno y abundante fruto que le seguirá después de su resurrección, fruto que estará compuesto o integrado por todos los resucitados suyos en su segunda venida. El término -luego-, en este caso, el primero que aparece, es una palabra griega (epeita) que separa el tiempo, que no se encuentra definido en la Biblia, entre la resurrección de Cristo y -los que son de Cristo- (hoi tou Christou) en su venida.

Algunos expositores en el verso 24, donde dice -luego el fin-, consideran que es muy razonable y válido adicionar -al fin de la resurrección-, comprendiéndose en esta situación que Pablo se está refiriendo a la conclusión del cumplimiento del programa de la resurrección, tanto de justos como de injustos, y que termina precisamente con la resurrección de los últimos nombrados.

Aunque no se menciona en el verso 24 como -la resurrección de los incrédulos para su condenación-, creemos que Pablo trata de decirnos que la resurrección de los muertos en Cristo (1 Ts, cap 4) irá seguida con el fin del siglo presente, de la era actual, sin el suceso de la resurrección de los rebeldes que se llevará a cabo en realidad hasta el final de la era milenaria y terrenal (Ap. cap. 20).

Es importante aclarar que los -todos- que en Adán han muerto (1 Co. 15:22), no son los -todos- que en Cristo serán vivificados. 1 Co. 15:22 se enseña que, mientras todos los que están en Adán mueren, la resurrección mostrada aquí compete exclusivamente para los que están en Cristo (...en Cristo todos serán vivificados); los malvados se hallan categóricamente excluidos. -Luego el fin-, indicaría, entonces, la culminación del programa de la resurrección hasta el final de la era milenaria y no de la presente época. Como Adán es la Cabeza de la raza humana, al caer este en pecado, la muerte se hizo un mal natural y necesario en todos los hombres en general. Ahora, teniéndose en cuenta que Cristo es la Cabeza espiritual de -todos- los que son salvos en su nombre, éstos son los que por conclusión habrán de ser -vivificados-. No hay ningún indicio o sugerencia de una resurrección universal, en un solo tiempo, único, en los versos estudiados. El pensarse que los inconversos puedan estar en Cristo, resulta una aseveración lo bastante ridícula y calumniadora cuando es analizada por el infalible Ojo de las Escrituras. La condición es: solamente los que hayan experimentado el Nuevo Nacimiento serán -vivificados- en Cristo en su Parusía.

El segundo -todos- (pantes, todos serán vivificados) es coextensivo como el primer -todos- (pantes, en Adán todos mueren), es decir, el -todos- es universal para cada caso, es su esencia correspondiente y asilada. No es congruente determinar una resurrección general, en un solo evento. La palabra que haría viable tal cosa sería, si fuese aplicada, egeriresthai. -Todos serán vivificados- posee una connotación clara y cerrada con la salvación de los creyentes. Los incrédulos no se encuentran nominados en este aspecto. Pablo atrae la atención de los creyentes en Cristo como las -primicias- de los muertos que han creído en el Señor y Mesías. Cristo es las -primicias- (aparche) de los creyentes genuinos, y no de otros, es decir, de los no creyentes o incrédulos. Esto hace una diferencia abismal entre el primer -todos- del segundo.

Todos los que serán vivificados en Cristo, incluye los santos de la dispensación antigua como los de la actual. Los rebeldes estarán reservados para ser resucitados en el futuro para su aniquilación eterna en el Lago de Fuego que arde con Azufre, después de terminar el reinado milenario de Cristo, como la Biblia lo establece sin confusas complicaciones:

Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión...(Ap.20:7).

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego (Ap.20:11-15).

Los dejamos con palabras de dos expositores bíblicos que hablan con gran acierto al respecto:

Quizás San Pablo estuviese pensando en un tercer...(togama, orden), aquellos que no son de Cristo, que serían levantados de los muertos en un tiempo antes del fin. Pero a lo largo del pasaje, los incrédulos y los malos están completamente en el trasfondo, si acaso se los toma en cuenta.

El contexto nos habla de resurrección, y se refiere a la resurrección final según un número de comentaristas. Con estos últimos estamos de acuerdo. El apóstol ha mostrado que habrá varias etapas de la resurrección de los muertos. Primero, Cristo, las primicias; segundo los que son de Cristo, en su venida; tercero, la resurrección final de todos los incrédulos.

Dios les bendiga siempre.

Referencias:

Eventos del Porvenir, de J. Dwigth Pentecost.

Reina Valera Versión 1960.
Loading...