Datos personales

Médico Internista e Intensivista, y estudioso de las Santas Escrituras (La Biblia), y un predicador incansable del verdadero monoteísmo bíblico, y sobre todo, del mensaje o evangelio del Reino de Dios, que es la única esperanza que tiene este mundo para sobrevivir a su destrucción total.

miércoles, 22 de julio de 2009

EL EVANGELIO EQUIVOCADO DE LOS PREDICADORES CONTEMPORÁNEOS





¡Ciegos que guían a otros ciegos!


Estimados amigos, ayer me puse a buscar en YouTube vídeos que definen el evangelio de Jesucristo, y para sorpresa mía ninguno de ellos dice nada en absoluto de que el evangelio verdadero es el reino de Dios y la crucifixión, muerte, sepultura, y resurrección de Jesucristo. Quiero que comprendan que Jesús vino trayendo un mensaje el cual él llamó “el evangelio del reino”, y que era necesario que la gente aceptara o creyera su mensaje del reino por fe para luego ser bautizados (Marcos 1:1,14,15;16:15,16). Más adelante, el apóstol Pablo incluirá como lo primero del evangelio, la obra vicaria de Cristo, su muerte, y su resurrección de entre los muertos al tercer día, pero sin descuidar el mensaje inicial que es el evangelio sobre el reino de Dios (Ver todo 1 Cor 15).


Veamos los pasajes en dónde Jesús llama al evangelio, el reino de Dios:


Y rodeó Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo (Mateo 4:23)


Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio á todos los Gentiles; y entonces vendrá el fin (Mat. 24:14)


Mas después que Juan fue encarcelado, Jesús vino á Galilea predicando el evangelio del reino de Dios (Mar. 1:14).


Y diciendo: El tiempo es cumplido, y el reino de Dios está cerca: arrepentíos, y creed al evangelio (Mr. 1:15).


Mas él les dijo: Que también á otras ciudades es necesario que anuncie el evangelio del reino de Dios; porque para esto soy enviado (Lc. 4:43).


Y ACONTECIO después, que él caminaba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él (Lc. 8:1).
De cierto os digo, que cualquiera que no recibiere el reino de Dios como un niño, no entrará en él (Lc. 8:17).


LOS APÓSTOLES PREDICAN EL EVANGELIO SOBRE EL REINO DE DIOS:


Y los envió á que predicasen el reino de Dios, y que sanasen á los enfermos.
Mas cuando creyeron á Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres (Hechos 8:12).


Pablo predica a los gentiles el reino de Dios (el evangelio)


Y entrando él dentro de la sinagoga, hablaba libremente por espacio de tres meses, disputando y persuadiendo del reino de Dios (Hechos 19:8)


Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, por quien he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro.(Hechos 20:25).


Y habiéndole señalado un día, vinieron á él muchos á la posada, á los cuales declaraba y testificaba el reino de Dios, persuadiéndoles lo concerniente á Jesús, por la ley de Moisés y por los profetas, desde la mañana hasta la tarde. (Hechos 28:23)


Predicando el reino de Dios y enseñando lo que es del Señor Jesucristo con toda libertad, sin impedimento.(Hechos 28:31).


Pero en el vídeo que sigue, ustedes comprobarán cómo trágicamente el predicador se desvía de la presentación que hizo Cristo del evangelio del reino y pasa a decir que el evangelio es el arrepentimiento que deben manifestar los hombres por sus pecados, algo totalmente absurdo y errado. Creemos, sin embargo, que el hombre debe arrepentirse de sus pecados, pero este arrepentimiento no es el evangelio, sino, más bien, una disposición de corazón que permite la aceptación del reino de Dios. Es increíble que este predicador (y no es el único!) que aparece corrigiendo los errores de otros evangelistas, él mismo esté tan ciego como sus colegas. Noten que ni una sola vez menciona el reino de Dios como el evangelio a pesar de que Cristo y sus seguidores lo predicaron ardientemente a sus audiencias del siglo I. ¿Por qué esto? Porque el diablo ha cegado el entendimiento de los hombres (especialmente de predicadores incrédulos), para que no brille en ellos la luz del evangelio de la gloria de Cristo (2 Cor. 4:4). Es hora de retomar el evangelio salvador de Cristo es su totalidad para no condenarnos, pues el diablo quiere que nos condenemos creyendo un evangelio incompleto o espurio.
Loading...