Datos personales

Médico Internista e Intensivista, y estudioso de las Santas Escrituras (La Biblia), y un predicador incansable del verdadero monoteísmo bíblico, y sobre todo, del mensaje o evangelio del Reino de Dios, que es la única esperanza que tiene este mundo para sobrevivir a su destrucción total.

miércoles, 2 de abril de 2008

EL DOMINGO POR EL SÁBADO

«La Gracia no requiere de muletas o de prótesis humanas (las obras de la Ley Antigua y obsoleta) para ser factible en el cumplimiento de todos los propósitos que incumben a la dispensación última y que serán culminados, tarde o temprano, por el Dios Todopoderoso y Soberano que hizo los cielos y la tierra, y que gobierna la gloriosa Eternidad donde mora».

Cuando el Señor resucitó (Mr. cap. 16) buscó deliberadamente «el primer día de la semana» para ministrar a sus discípulos:


1. A María, en ese día de resurrección por la mañana (Mt.28:8-10; Mr. 16:9; Jn 20:11-18).

2. Los discípulos de Emaús (Lc.24:13-33; Mr. 16:12-13).

3. A Simón Pedro (Lc. 24:31-35).

4. A todos los discípulos (Mr. 16:14-18; Lc. 24:36-44: Jn. cap.2).

El sábado fue una Señal Para Israel (Ex.31:17).

El libro de Hebreos habla de la desaparición de lo Viejo Pacto, que es la Ley, y con él, el cuarto mandamiento también dejó de ser: «La Ley fue invalidada por la Gracia, por el Nuevo Pacto» (2 Co. cap. 3).

En Heb. 8:13 dice:

«Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece está próximo a desaparecer»

¿Cuál es la finalidad de «guardar el sábado»?, ya que ni en el Concilio de Jerusalén (Hech. cap. 15) se menciona como una ordenanza. ¿Alguien podría explicarlo sensatamente? Es muy extraño que muchos sigan aferrados, con pasión no menuda, en algo que no se encuentra formalizado en el Nuevo Testamento como un mandamiento a seguir, y me refiero a guardar «el día de reposo». La Gracia, es el Nuevo Pacto, y Jesucristo fue el fin de la Ley pasada o Pacto Antiguo (Léalo por favor en Ro.10:4).

La Biblia no menciona jamás que los discípulos hayan sugerido de un modo u otro «guardar el sábado»; tampoco el Señor Jesucristo. Nada hay escrito en los libros neo testamentarios que diga algo con relación a esto.

El sábado fue sólo a Israel de acuerdo al Antiguo Testamento. Dios reveló toda la creación primera en el libro inicial del Pentateuco al pueblo escogido de la Ley Mosaica, creación que ahora se encuentra caída a causa del pecado (Gn. cap.1; cap.3). Dios terminó su obra constructora del universo y en «el séptimo día» reposó (Gn.2:2). Dios ordenó guardar a Israel (únicamente a él y no a los «goyms» o gentiles) «el día de reposo» para que lo celebrara de «generación en generación», y cuando se refriere al «pacto perpetuo» en el vetero testamento, significa que es estrictamente limitado en su tiempo pero de largo plazo a la vez (ver Ex.31:16). La abolición del «día de reposo» fue por medio la Gracia Divina (2 Co. cap.3); «el día de reposo» no es para el creyente nacido bajo su jurisdicción: «El día de reposo» trascendió en un momento dado como resultado del la creación antigua que parte de un acto de la voluntad de Dios pero que fue maldecida y por ende corrompida por la desobediencia del hombre edénico (Gn3:14). «La tierra estaba maldita cuando Israel (a pesar de. . .) recibió el mandato de guardar el día de reposo». Bajo la Ley, fue posible llevarlo. Bajo la Gracia, es totalmente obsoleto y absurdo observarlo.

Ahora, el cristiano espera en la «Nueva Creación» que es futura, en los «cielos nuevos y tierra nueva donde mora la justicia» (2 P.3:13). La tierra caída actual no tiene nada que ver con el cristiano que ha creído en el Hijo de Dios porque su naturaleza es inherente con la maldad del pecado básico y antiquísimo. Dice en Ro.8:21 que «también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios». Esa es la razón del la ineptitud del «día de reposo», cuyo sentido es contrario al carácter de Gracia salvadora. ¿Debemos celebrar el «día de reposo» estando bajo la Gracia, aún a sabiendas qué es el resultado de una creación qué fue pura y diáfana en un principio pero qué desgraciadamente se tornó mortal y corrupta? El trastorno cosmológico por causa del mal espiritual se dio. Con todo el peso del terrible suceso, el «reposo» fue dado a Israel para que lo honrara. Bajo la Gracia, el tema es diferente. Bajo la perspectiva de la Gracia, el giro es de 180º visiblemente. Es claro que el «día de reposo» no procede en función para los redimidos por la Gracia como fue con el Israel de Dios en aquella época. Es una completa pérdida de tiempo para quien lo consienta a consumarlo en la práctica.

Es cierto que Dios a través de Isaías revela proféticamente a Israel «los cielos nuevos y la tierra nueva», pero el fundamento de esta profecía que se encuentra en el capítulo 66, versículo 21 del libro del profeta mesiánico del Antiguo Testamento es puramente escatológico, libre de toda Ley. Recordaremos que «Dios separó la pared intermedia para unir gentiles y judíos para hacer de ellos dos, un pueblo único: la Iglesia» (Ef.2:14). Is.66:21 posee una visión extremadamente lejana, más allá de la dispensación de las Piedras, y que corresponde a la era post milenaria (Ap.cap.21).

Por terminar, navegando en mi «barquita con radar» por la Web, encontré los siguientes testimonios de gran importancia que fueron escritos por algunos de los Padres Cristianos Primeros de la Iglesia, dando certidumbre al rechazo abierto de «guardar el sábado» por «el primer día de la semana» que es el domingo: Aprobado y guardado desde tiempos pasados para la gloria de Dios, por la resurrección de su Hijo Jesucristo:

"Por último, les dice: Vuestros novilunios y vuestros sábados no los aguanto. Mirad cómo dice: No me son aceptos vuestros sábados de ahora, sino el que yo he hecho, aquél en que, haciendo descansar todas las cosas, haré el principio de un día octavo, es decir, el principio de otro mundo. Por eso justamente nosotros celebramos también el día octavo con regocijo, por ser día en que Jesús resucitó de entre los muertos y, después de manifestado, subió a los cielos" Epístola de Bernabé 15:8)

"Los que vivían según el orden de cosas antiguo han pasado a la nueva esperanza, no observando ya el sábado, sino el día del Señor (domingo) en que nuestra vida es bendecida por Él y por su muerte" (Ignacio de Antioquia, a los Magnesios 9:1)

"Ya no mandará guardar un día de descanso al que todos los días observa el sábado, es decir, al que rinde culto a Dios en el templo de Dios que es el cuerpo del hombre y practica siempre la justicia" (Ireneo de Lión, Demostración de la predicación Apostólica 96)

"Nos reunimos todos el llamado día del sol (el domingo) porque es el primer día de la semana, después del sábado judío, en que Dios, sacando la materia de las tinieblas creó el mundo; y ese mismo día Jesucristo nuestro Salvador resucitó de entre los muertos" (Justino Mártir, Apologético 1:67)

"...y asimismo, si nos damos a la alegría el día del sol (el domingo), por razón muy distinta que la de tributar culto al sol, seguimos en ello a los que designan el día de Saturno (el sábado) a comer y descansar, sin seguir por ello la costumbre judía que desconocen (de guardar el Shabat)..." (Tertuliano, Apologético. Cap. XVI).

Dios les bendiga hermanos y amigos que nos visitan.

Dr. Javier Rivas Mtz (MD)

Loading...