Datos personales

Médico Internista e Intensivista, y estudioso de las Santas Escrituras (La Biblia), y un predicador incansable del verdadero monoteísmo bíblico, y sobre todo, del mensaje o evangelio del Reino de Dios, que es la única esperanza que tiene este mundo para sobrevivir a su destrucción total.

sábado, 30 de enero de 2010

JESUS Y EL FUTURO


Por Richard Hiers

.

Este es un comentario sumamente interesante sobre el problema fundamental de los sistemas modernos de interpretación de la Biblia que afirman seguir a Jesús.

El profesor Hiers se formó en la Universidad de Yale y enseñó allí después de recibir su doctorado. Ha sido desde 1960 profesor de religión en la Universidad de la Florida. Su punto de vista es que los aspectos judíos del evangelio de Jesús han sido constantemente reprimidos por los teólogos y las iglesias y por lo tanto a menudo ocultos del público. Jesús era de hecho un predicador judío de la venida del Reino de Dios.

El Reino de Dios no es positivamente en las Escrituras el “gobierno de Dios en nuestros corazones ahora.” La Biblia tiene otro lenguaje para describir esa característica de la fe. El Reino de Dios es una especie de palabra clave para describir la espera por la liberación nacional de la tierra de Israel y el comienzo de una nueva era de la historia, incluyendo la paz mundial. Esto debe ocurrir, según las Buenas Noticias (Evangelio) acerca del Reino de Jesús, cuando él regrese en gloria con todos sus ángeles.

Cuando él regrese, no será el “fin del mundo”, sino, como dice el Nuevo Testamento, el final de esta edad o Era. Una nueva edad o era va a seguir, y este será el Reino de Dios, restablecido en la tierra. Jesús será el primer presidente del mundo con éxito y los santos serán coherederos con él del trono de David (Daniel 2:44, 7:27, Lucas 22:28-30, I Cor. 6:2, II Tim . 2:12, Apocalipsis 3:21, 2:26). Este será el cumplimiento del pacto que Dios prometió desde el principio, que su pueblo estaría eventualmente en el poder en la tierra de Israel con los beneficios que se extienden a todo el mundo. Es por este gran cambio de los asuntos humanos que oramos cuando decimos “Que venga tu reino,” y “Ven, Señor Jesús”.

Las siguientes observaciones del profesor Hiers de su ‘Jesús y el Futuro’ (John Knox Press, 1981) destacan la forma en que esta verdad fundamental sobre el Evangelio del Reino ha sido distorsionada, eclipsado o suprimido por la religión establecida:

“Los intérpretes de la persuasión cristiana normalmente no han estado especialmente interesados en lo que Jesús deseó y realizó en su propio tiempo” (1).

Los Intérpretes cristianos tienden a suponer que Jesús se dispuso a establecer el tipo de cristianismo que ellos experimentan como familiar y significativa” (1).

“Ha sido menos de un siglo desde que algunos eruditos bíblicos comenzaron a darse cuenta de que el Jesús histórico proclamó algo de primera importancia que es bastante desconocido tanto para el cristianismo moderno o para el pensamiento moderno: el Reino de Dios”. “El Reino que Jesús proclamó fue enteramente futuro. Al responder a su mensaje, sus oyentes no estaban construyendo el Reino en la tierra, sino preparándose para su admisión cuando llegara”.” Cuando llegue todo será transformado en una nueva y espléndida tierra prometida, de hecho un cielo nuevo y tierra nueva en lugar del antiguo”(2).

“El pequeño libro de Weiss completamente minó la concepción liberal predominante de Jesús como fundador y maestro del Reino como el gobierno de Dios en los corazones de hombres o en las estructuras de sociedad” (2).

“Estos autores [dijo Schweitzer en su búsqueda del Jesús histórico] persistentemente ignoraron o interpretaron mal las principales características de la orientación escatológica de Jesús manifestadas en los evangelios. La mayoría de los escritores desean reclamar el apoyo de Jesús a sus concepciones particulares del cristianismo “(vii). ” Las representaciones modernas de Jesús han sido influenciadas en gran medida por el interés o el punto de vista del escritor” (vii).

“El Jesús escatológico representado en la tradición histórica no es el Jesús de cualquier iglesia o escuela moderna de teología” (ix).

“Los intérpretes ignoraran o reinterpretarn las tradiciones escatológicas y dejan el camino libre para “descubrir” en Jesús, cualquiera sea la figura más afín a su doctrina en particular, ideologías o programas” (x). “El resultado es un Jesús que no es inteligible en su propio tiempo, ni a la comprensión moderna” (x). “Los intérpretes ya han decidido lo que Jesús habría creído” (XI). “Nuestros estudios confirman el lugar central de la orientación futurista y apocalíptica de Jesús en la representación sinóptica de sus creencias y mensaje” (xii). “Los aspectos escatológicos de la predicación y enseñanza de Jesús no son accesorios o periféricos, sino que forman la sustancia o esencia de su mensaje” (xii). “Estamos particularmente poco dispuestos a dar crédito a la sabiduría común que insiste en que la perspectiva de Jesús era necesariamente distinta de la de la comunidad Cristiana, o del judaísmo apocalíptico”.

“En todos los casos, estos autores [sostiene Schweitzer en Quest] finalmente revelan un deseo de hacer hincapié en las creencias futuristas de Jesús. Los escritores entonces aprovechan cualquier texto que podría ser posiblemente leído para mostrar que de alguna manera Jesús entendió el Reino como una realidad presente, y asegurar a sus lectores que este Reino presente era lo que le importó a él más y que debería importarnos a nosotros más hoy.(9)

“Casi todas las escuelas de acuerdo en que las expectativas del futuro de Jesús, si le permiten estar de pie, sería una vergüenza, si no un desastre, para la fe contemporánea. En consecuencia, los críticos, evidentemente, están dispuestos a leer en la mente de Jesús, todo tipo de modernización de reinterpretaciones “(10).

“Otro procedimiento frecuentemente utilizado por los intérpretes que desean separar a Jesús de las complicaciones de su perspectiva escatológica es la redefinición de “apocalíptica” (10).

“”Los intérpretes en ‘la corriente principal’ de cristianismo y el mundo académico están dispuestos a eliminar, por tanto, a creer a priori que Jesús no podría haber compartido esta visión del mundo bizarro, y descontar todas las pruebas en contrario” (11).

“Es un hecho que el Jesús descrito en las fuentes es y sigue siendo un Jesús judío, escatológico, apocalíptico. Como Schweitzer observó hace unos ochenta años, el Jesús histórico es un extraño y un enigma para el pensamiento moderno. A pesar de los esfuerzos de ‘el nuevo Quest’, ‘la nueva historiografía’ y ‘la nueva hermenéutica’, el histórico, escatológico Jesús no fue el fundador de ninguna escuela de teología moderna” (113).

“Writers candidly acknowledge and review synoptic traditions indicating Jesus’s futuristic eschatological beliefs, but then turn to the few passages that can be construed to mean that he thought the Kingdom somehow present and finally conclude by suggesting that only this latter belief is important for modern faith” (15).

«Los escritores reconocen con franqueza y revisan las tradiciones sinópticas indicando las creencias futuristas escatológicas de Jesús, pero luego se vuelve a los pocos pasajes que pueden interpretarse en el sentido de que pensaba que el Reino de algún modo estaba presente y, finalmente, se sugiere que sólo esta última creencia es importante para la fe moderna” (15).

“Ellos ’sueltan’ el sentido de Jesús y su mensaje de los conceptos desafortunados que — parecería por otra parte — él compartió con el Judaísmo apocalíptico” (17).

“Muchos intérpretes, evidentemente, asumen que el fin de rescatar la ética de Jesús se debe negar su escatología” (59). “El ministerio o de toda la actividad pública de Jesús está dirigida a la preparación de su pueblo a la venida del Reino” (77).

“A medida que el cristianismo se puso más cómodo en el mundo del pensamiento griego, la esperanza para la reunión con Cristo en la mesa en el Reino de Dios se hizo menos inteligible, ya que la vida eterna (salvación) fue concebida fundamentalmente como una vida en un reino inmaterial o simplemente como un modo de existencia en el cielo. Es comprensible que los pasajes del Nuevo Testamento que brindaron la promesa o la esperanza de comer y beber en la mesa del Reino de Dios pasaron en silencio al olvido, o bien, fueron sujetados a re- intepretaciones alegóricas o espirituales” (88).

“Puesto que Jesús – en el punto de vista de la teología tradicional – era un cristiano, no un Judio, parece lógico suponer que se habría descartado las ideas tan judías como un reino o mundo físico en favor de los significados espirituales o de otro mundo” (16).

“Ambas escuelas han actuado como si fuera necesario prescindir del Jesús escatológico al fin de preservar el cristianismo que cada uno conoce. Sin embargo, ambas escuelas desean disfrutar de la sensación de seguridad inherente en el supuesto de que sus respectivas posiciones teológicas correspondían más o menos con precisión a lo que Jesús tenía en mente. Comprensiblemente, ninguna de las dos escuelas se han apresurado a reconocer que el Jesús retratado sólo en los evangelios sinópticos es el extraño, Jesús escatológico “(99).

“Jesús esperó que en la venida del Reino de Dios, él y sus seguidores, junto con otras personas justas, se sentarían a la mesa del reino para comer y beber. Esta expectativa no es compartida por muchos cristianos en el siglo 20. No ha sido una parte importante de la cosmovisión cristiana durante varios siglos. En general, los estudiosos del NT amablemente se han limitado de insistir en este aspecto del mensaje y perspectiva de Jesús. En general, los pasajes sinópticos donde esta expectativa está en evidencia son simplemente ignorados. De vez en cuando un intérprete reconoce la existencia de ciertos pasajes, pero sugiere que estas ideas deben ser tratadas como los vestigios de la creencia judía, o como glosas posteriores por los editores o los transmisores de la tradición. Que tales ideas en realidad podrían haber sido parte de la comprensión y la proclamación de Jesús a sus contemporáneos, son raramente consideradas. Los intérpretes a veces reconocen que Jesús pudo haber hecho esas declaraciones, pero luego explican que lo hizo con la intención de simbolizar algo más que las ideas aparentemente literales y materialistas representadas “(72).


www.apologista.wordpress.com

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

CREYERON LOS ESCRITORES DEL NUEVO TESTAMENTO QUE CRISTO ES DIOS?


Hoy en día la cuestión fundamental que divide a los cristianos y los Judios es la afirmación cristiana de que Dios es tres personas (Trinidad). Esta división no existía en el siglo primero. Judíos y los cristianos helenistas creen en el mismo Dios. Ambos creían que el Espíritu Santo no era más que el poder de Dios, no una persona. Los Judíos del Antiguo Testamento creían que el Espíritu Santo era el poder de Dios. El Espíritu Santo entró en Sansón y le dio fuerza: «El Espíritu del Señor vino sobre él poderosamente) (Sansón…” (Jueces 14:6 RVA) Además, el Espíritu Santo entró al rey David y le llevó a profetizar.

Éstos son algunos de los hechos que hay que saber sobre la doctrina de la Trinidad:

1. Moisés no creyó que Dios es tres personas, porque no se enseña esto en el AT.

2. Los profetas judíos no creían que Dios es tres personas, porque no se enseña esto en el AT.

3. Jesús enseñó lo que Moisés y los profetas enseñaron. Él no fue acusado de predicar que Dios es tres personas o de predicar que él era un dios.

4. Pablo fue perseguido por los Judíos en muchas ocasiones. Él no fue acusado ni apedreado por los Judíos por predicar que Dios es tres personas.

5. Ninguno de los escritores del Nuevo Testamento escribió que Dios es tres personas y los versos que mencionan el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (1 Juan 5:7-8), en la versión King James (Rey Jaime) fue insertado en el texto del Nuevo Testamento por editores manuscritos latinos. El New Revised Standard Version (La Nueva Versión Estándar Revisada) dice: “Hay tres que dan testimonio: el Espíritu y el agua y la sangre, y estos tres están de acuerdo.” (1 Juan 5:7-8 NVI)

6. No hay registro histórico o bíblico donde un Judío del siglo I acusara a un cristiano de predicar que Dios es tres personas.

¿Cómo surgió la división sobre la identidad de Dios entre los Judíos y los cristianos? Hay muchos hechos históricos y bíblicos a considerar, pero aquí hay sólo unos pocos para empezar (esta es una discusión abreviada; un análisis completo se presenta en el libro):

El Dios invisible frente a la de Jesús visible

Jesús vivió varias décadas en Israel, y miles de israelitas lo vieron. El autor de los Hechos escribió: “Dios… concedió que (Jesús) se hiciese visible …” (Hechos 10:40 RVA) Este es un hecho bíblico, Jesús se hizo visible. Compare este hecho bíblico de las siguientes afirmaciones del Nuevo Testamento: “Nadie ha visto a Dios en ningún momento” (Juan 1:18, NVI). “Nadie ha visto jamás a Dios.” (1 Juan 4:12 NVI) “… (Dios)… que habita en luz inaccesible, a quien nadie ha visto ni puede ver” (1 Timoteo 6:16 NVI). Los escritores del Nuevo Testamento creían que Jesús se hizo visible, mientras que Dios (el Padre) es eternamente invisible.

El Padre de la Iglesia cristiana, Tertuliano, escribió, “Nosotros (los cristianos) de la misma manera decimos que el Padre de Cristo es invisible, porque sabemos que fue el Hijo que fue visto (se hizo visible) en la antigüedad—en el Antiguo Testamento– (En cualquier momento en que alguna aparición era concedida a los hombres en el nombre de Dios) como la imagen del Padre mismo. “Tertuliano, los cinco libros Contra Marción, libro 5, cha. 19. Tertuliano creía que las apariciones de Dios en el Antiguo Testamento, fueron las apariciones de Jesús, que representaba a Dios.

Dado que los escritores del Nuevo Testamento creyeron que Dios es eternamente invisible y que Jesús se hizo visible, esto es un indicio de que no creían que Jesús es Dios.

¿Pero qué sobre el Espíritu Santo? Es el Dios Espíritu Santo? Los cristianos creen que Dios es una trinidad, que consiste en tres personas iguales (el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo). ¿Creyeron los escritores del Nuevo Testamento que el Espíritu Santo es Dios? Esto es lo que Mateo escribió acerca del Espíritu Santo: “Después de ser bautizado, Jesús salió del agua inmediatamente, y he aquí los cielos le fueron abiertos, y (Jesús) vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él” (Mateo 3:16). Jesús tenía ojos humanos y con los ojos vio al Espíritu Santo. El Espíritu Santo era visible a los ojos humanos y parecía como una paloma: “En cuanto salió del agua, vio los cielos abiertos, y el Espíritu como una paloma que descendía sobre Él” (Marcos 1:10 NVI). Juan Bautista también vio al Espíritu Santo: “Entonces Juan dio este testimonio: «He visto al Espíritu que descendía del cielo como una paloma y permanecer en él. “(Juan 1:32 NVI) De acuerdo con Marcos y Juan, el Espíritu Santo se hizo visible, mientras que Dios es invisible.

Vamos a aclarar las cosas de salida:

Dios es invisible: “Ningún hombre ha visto a Dios en ningún momento.” (Juan 1:18 RV)

El Padre es invisible: “No es que nadie haya visto al Padre, sino aquel que es de Dios” (Juan 6:46 NVI)

El Hijo se presentó visiblemente también en su resurrección: ”(Hechos 10:40 RVA)

El Espíritu Santo se hizo visible: “… He visto al Espíritu que descendía del cielo como una paloma… ” (Juan 1:32 NVI)

He aquí la fórmula: Puesto que sólo Dios es invisible y sólo el Padre es invisible, entonces sólo el Padre es Dios. Esto es lo que los escritores del Nuevo Testamento creyeron.

La gente aprende en la escuela que 1 +1 +1 = 3. Sin embargo, en la iglesia se les dice que 1 +1 +1 = 1. ¿Cómo pueden tres seres (personas) distintos ser una? Algunos cristianos admiten que la Trinidad no tiene sentido. MR DeHaan, un apologista cristiano de renombre, escribió: “La Trinidad, es decir, tres personas en una, es un misterio que se revela en la Biblia, pero no puede ser entendido por la mente humana. Puesto que el hombre es finito, y Dios infinito, esta es una de las cosas que deben ser aceptadas por la fe, a pesar de que no se puede razonar cabalmente. La Trinidad no se puede explicar, pero debe ser creído…” (DeHaan, MR, quinientas ocho respuestas a las preguntas de la Biblia, p. 168.)

San Agustín dice que hay que creer antes de que se pueda entender: “… creer y entender, porque el Profeta dice:” a menos que creáis, vosotros no entenderéis” ¿no comprenden? Sed anchados. Escuchen al Apóstol: “Sed, anchados, no os unáis en yugo con los infieles.” Aquellos que no van a creer esto antes de que lo comprendan son infieles. Y debido a que han determinado ser incrédulos, ellos permanecerán en su ignorancia. Permitid que crean, para que puedan entender. “(San Aurelio Agustín, Sermones sobre lecciones Selectas del Nuevo Testamento, Sermón XC. [CXL Ben.].) A los creyentes se les dicen que se sometan a la resolución de sus líderes espirituales, sin cuestionar ninguna doctrina, que sus dirigentes mismos no entienden y no pueden explicar. Y esta doctrina fue establecida por el derramamiento de la sangre de aquellos que la cuestionaron y se negaron a aceptarla. Los cristianos justifican el concepto de la Trinidad, diciendo que los seres humanos son finitos y sujetos, tanto a pecar y a errar. Y por esta razón, la mente finita del hombre no puede comprender el concepto de la Trinidad. La realidad es que cuando uno cree en cosas que no entiende, él cree en la superstición.

Pablo escribió a los Colosenses “El (Jesús) es la imagen del Dios invisible…” (Colosenses 1:15 NVI). La expresión “en la imagen de Dios” expresa semejanza no igualdad. El hombre, también, es “en la imagen de Dios”: “Dios creó al hombre a Su propia imagen, a imagen de Dios lo creó” (Génesis 1:27 NVI). El hombre se parece a Dios. El hombre no es Dios. La semejanza no confiere igualdad.

Consideremos también esto: los Judíos de la diáspora se refieren a Dios como “el Padre”. Los Judíos creían que Dios es una persona. Creían que sólo el Padre es Dios. Si Pablo predicó que Jesús es Dios, él habría sido prohibido de predicar en las sinagogas de la diáspora.”… Él (Pablo) comenzó a anunciar a Jesús en las sinagogas, diciendo: ‘Él es el Hijo de Dios… Pero Saulo (Pablo) crecía en fuerza y confundiendo a los Judíos que vivían en Damasco, demostrando que Jesús es el Cristo” (Hechos 9:20, 22 RVA). Pablo demostró que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, no Dios. Los términos “Hijo de Dios”, “El Mesías” y “Cristo” son sinónimos, que fueron de uso común en Israel en aquellos días. Los Judíos utilizan los términos “Hijo de Dios” y “Cristo” para referirse a su Mesías esperado, a quien ellos esperaban que fuese un simple hombre. Los Judíos celebraron esta creencia (el Mesías sería un simple hombre) antes de los tiempos de Jesús, y todavía lo hacen. Apolos, el compañero de Pablo, demostró firmeza, en el debate público con los Judios, diciendo que Jesús era el Cristo, el que habían estado esperando: “Porque él enérgicamente refutó a los Judíos en el debate público, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo” (Hechos 18:24 RVA). Pablo y Apolos trataron de convencer a los Judíos de la diáspora que Jesús era el Mesías, el hombre, que habían estado esperando. Si hubieran tratado de demostrarles a ellos que Jesús es Dios, los Judíos no habrían debatido con ellos. Ellos los habrían apedreado.

Los Judios de la diáspora no estaban debatiendo con los primeros cristianos helenísticos si Jesús es Dios o no. Este no fue un problema. Debatieron sólo si Jesús era el Cristo, el hombre que habían estado esperando. El Padre del Segundo siglo de la Iglesia, Justino Mártir, escribió: “Y esto, los Judios que poseían los libros de los profetas no entendían, por lo que no reconocieron a Cristo, incluso cuando vino, pero aún nos odian quienes decimos que Él ha venido, y que demuestren que, como se predijo, fue crucificado por ellos. “Justin Mártir, Primera Apología, Cap. XXXVI. La expresión de Justino: “pero aún nos odian quienes decimos que Él ha venido”, sugiere que los cristianos y Judíos del siglo II (por lo menos, los que Justino Mártir conocía) discute si el Mesías había llegado. Justino Mártir no hace mención de que ellos discutieron si el Mesías era hombre o Dios.

La creencia cristiana de que el Mesías debía sufrir y morir, contradecía totalmente las expectativas judías. La Judíos de la diáspora rechazaron a Jesús como su Mesías esperado, porque había sido colgado (crucificado). Pablo y Apolos defendieron a Jesús como el Mesías judío en contra de la objeción de que “… aquel que es colgado es maldito de Dios” (Deuteronomio 21:23 NVI). Los Judíos no podían aceptar un Mesías que había sido “maldito de Dios.” Pablo reconoció que Jesús era maldito: “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición …” (Gálatas 3:13 NVI). Puesto que Pablo creía que Jesús “se convirtió en una maldición” él no creyó que Jesús era Dios, porque es imposible para Dios convertirse en una maldición (Dios es eternamente perfecto, no disminuido, sin nunca cambiar, eso significa que nunca se convierte en otra cosa, como un hombre – la perfección no permite la variación-y el hombre varía de Dios).


www.apologista.wordpress.com

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

www.retornoalparaiso.blogspot.com

COSAS POR LAS CUALES DEBEMOS SER CONSATNTES O PRESERVERANTES


Textos bíblicos presentados por Constancio Fidelio Persevero

Llamados a ser firmes y constantes:

1 Cor. 15:58: “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es vano”.

Mateo 24:13: Mas el que perseverare hasta el fin, éste será salvo

Efesios 6:14: Estad pues firmes, ceñidos vuestros lomos de verdad, y vestidos de la cota de justicia.

Cosas en las que debemos estar firmes:

1.- En el templo y la comunión entre hermanos:

Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y con sencillez de corazón Hechos 2:46

2.- En el bien hacer:

A los que perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, la vida eterna. Romanos 2:7

3.- En la oración:

Perseverad en oración, velando en ella con hacimiento de gracias Colosenses 4:2

4.- En la ley de la libertad:

Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho. Santiago 1:25

5.- En la persona de Cristo y su evangelio

Y ahora, hijitos, perseverad en él; para que cuando apareciere, tengamos confianza, y no seamos confundidos de él en su venida. 1 Juan 2:28

Filipenses 4:1: ASI que, hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía, estad así firmes en el Señor, amados.

6.- En la Gracia:

Por el cual también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Romanos 5:2

7.- En la fe:

Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. 1 Corintios 16:13

Si empero permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído; el cual es predicado a toda criatura que está debajo del cielo; del cual yo Pablo soy hecho ministro. Colosenses 1:23 .

Al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que las mismas aflicciones han de ser cumplidas en la compañía de vuestros hermanos que están en el mundo. 1 Pedro 5:9

8.- En la libertad de Cristo:

ESTAD, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no volváis otra vez a ser presos en el yugo de servidumbre. Gálatas 5:1

9.- En nuestra defensa contra el ataque del diablo

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo Efesios 6:11

Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y estar firmes, habiendo acabado todo. Efesios 6:13.

10.- En la fe del evangelio

Solamente que converséis como es digno del evangelio de Cristo; para que, o sea que vaya á veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, unánimes combatiendo juntamente por la fe del evangelio. Filipenses 1:27.

11.- En todo lo que Dios quiere

Os saluda Epafras, el cual es de vosotros, siervo de Cristo, siempre solícito por vosotros en oraciones, para que estéis firmes, perfectos y cumplidos en todo lo que Dios quiere. Colosenses 4:12.


12.- En la doctrina recibida


Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, ó por carta nuestra. 2 Tesalonicenses 2:15.


Pregunta crucial:


¿Cómo se puede estar firme?


Respuesta puntual:


No que nos enseñoreemos de vuestra fe, mas somos ayudadores de vuestro gozo: porque por la fe estáis firmes. 2 Corintios 1:24.

Comentario final:

¿Pero cómo se puede lograr una verdadera firmeza en un mensaje o evangelio recibido si no se tiene un convencimiento seguro y sólido de éste? Lo cierto es que El evangelio que Cristo predicó es el reino de Dios. Algunos tienen “fe” en un evangelio trucado, engañoso, y antibíblico, y como es lógico, esa fe no puede ser lo suficientemente sólida y sostenible como para mantenernos firmes y constantes en Cristo. Necesariamente debemos tener una fe correcta en un evangelio (o buenas nuevas) correcto para así sentirnos seguros y firmes de lo que hemos recibido como el mensaje de Dios para nuestra salvación.

Invitamos a los cristianos que reconsideren este asunto y retomen el prístino evangelio del reino que ha sido casi olvidado de la predicación eclesiástica contemporánea.


www.apologista.wordpress.com

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

Loading...