Datos personales

Médico Internista e Intensivista, y estudioso de las Santas Escrituras (La Biblia), y un predicador incansable del verdadero monoteísmo bíblico, y sobre todo, del mensaje o evangelio del Reino de Dios, que es la única esperanza que tiene este mundo para sobrevivir a su destrucción total.

sábado, 23 de agosto de 2008

ESCATOLOGÍA

Estudio resumido y traducido por Ing° Mario A Olcese (Apologista)
----------------------------------------------------------
Nadie disputa el hecho de que hay muchos santos (creyentes verdaderos en Jesús) en la tierra quiénes afrontan al Anticristo durante la Tribulación (Rev 7:9-14; 13:7,10; 14:12,13; 17:6; 20:4). Los Pre-tribulacionistas, sin embargo, sienten que el cuerpo entero de Cristo (la Iglesia) habrá sido raptado justo antes del principio de la Tribulación, y que no puede haber ninguna Iglesia en la tierra durante la tribulación, así que estos "santos de la tribulación" de que hablamos en los susodichos versículos, no sería parte del cuerpo de Cristo (la Iglesia).-----Sin embargo, aquellos que enseñan esta opinión pre-tribulacionista pueden no darse cuenta que cuando ellos tratan de proponer un grupo de creyentes de Jesús, santos del NT comprados por sangre, santos "en" Cristo del NT, que no son la parte de la Iglesia (el cuerpo de Cristo), esto crea problemas muy serios acerca de las doctrinas de la justificación, reconciliación y redención ... en efecto, tal punto de vista pone la doctrina bíblica de la salvación bajo ataque.

El sacrificio de Cristo beneficia a cualquier pecador realmente arrepentido que tiene la fe sincera y la confianza en Cristo, pero esta ventaja es conferida cuando Dios automáticamente bautiza a todos los creyentes verdaderos en el Espíritu Santo, que los coloca "en" el Cuerpo de Cristo (1Cor.12:13), que es la Iglesia (Efe.1:22,23), de modo que ellos sean "EN Cristo" (2Cor.5:17). Estando "en Cristo" es el lugar de la justificación (Gál 2:17), redención y perdón de los pecados (Efe.1:7). Lo que es más, Pablo enseña que una persona que está en el cuerpo de Cristo, ha muerto a las exigencias y la condena de la ley del AT (Rom. 7:4,6)----Y así, alguien que no está en el cuerpo de Cristo permanece condenado según la ley (Rom.2:12; Gal.3:10-11; Sant.2:10). No hay ningún otro lugar, que en el cuerpo de Cristo, para aquellas transacciones espirituales en el NT. Sólo serán personas "en Cristo" (y en su cuerpo), quiénes han sido crucificadas con él, quiénes han muerto y han sido sepultadas con él, y son vivificadas con él (lea Rom.6:1-10).

Para que alguien pueda ser salvado, Dios coloca a Judíos y/o Gentiles "en este único cuerpo para reconciliar a ambos a través de la cruz" (Efe.2:16) ... y que el único cuerpo de la reconciliación es la Iglesia (Efe.1:22-23). Nunca habrá ningún otro camino a la justificación, reconciliación, redención, resurrección y vida eterna, que estando "EN Cristo," que es en su cuerpo, la Iglesia ... algo más es otro camino (y realmente, otro evangelio) que aquel que es encontrado en la Biblia.... Tomaría alguna mayor explicación para entender cómo una persona podría estar "en Cristo", pero no en su cuerpo. Si los santos de la tribulación no están en el cuerpo de Cristo, ¿entonces cómo son ellos salvados? -----Considere sobre todo los versos como Romanos 12:5, que dice, "Así que en Cristo nosotros, que somos muchos, formamos un cuerpo." Pablo dice explícitamente allí que estar "en" Cristo significa estar en su "cuerpo", y él usa aquellas dos ideas como inseparables.----- El cristianismo Bíblico nunca puede presentar ningún otro camino de justificación y redención que aquel de estar "EN Cristo”.

De este modo, la noción pre-tribulacional de un grupo de “santos de la tribulación" quiénes son salvados y redimidos durante la tribulación, pero que no son la parte del cuerpo de Cristo (la Iglesia), es realmente una contradicción en términos, que descansa en una teología muy lamentable que mina la doctrina bíblica de la salvación.-----La situación verdadera durante la tribulación será: habrá santos bautizados por el espíritu quiénes serán "lavados ... en la sangre del Cordero" (Apo. 7:14), Así que, ellos son comprados por sangre y son santos justificados; ellos serán Cristianos renacidos "que obedecen los mandamientos de Dios y cumplen con el testimonio de Jesús" (Apo. 12:17), y que "permanecen fieles a Jesús" (Apo. 14:12).... Y muy crucial para esta discusión: note a aquellos santos que "mueren EN el Señor" durante la Gran Tribulación (ver Apo.14:12-13 con 6:9-11)… recordando de nuestra discusión anterior, que estando "en el Señor," "o en Cristo," es exactamente la descripción del NT de un creyente que es parte de la Iglesia, el cuerpo de Cristo. No hay ninguna forma posible de que estos santos de la tribulación no sean parte de la iglesia.

El cuerpo corporativo de Cristo nació primero cuando los creyentes fueron bautizados en el Espíritu Santo durante el día de Pentecostés (Hechos 1:5 y 2:1-4). Desde entonces, cada creyente verdadero es automáticamente colocado en el cuerpo de Cristo por el bautismo (1Cor.12:13), para que ellos sean "en Cristo" (y este debe incluir ahora todos los santos de Antiguo Testamento, así como los santos de la tribulación). La unión redentora con Cristo, en su cuerpo (la Iglesia), siempre era el plan de Dios para todos los creyentes de todos las épocas. Pablo dice que Jesús es el Salvador "de su cuerpo" (Efe.5:23). Pero rebatir esta verdad tomaría una ardua elucubración teológica que los pre-tribulacionistas encontrarían difícil de explicar. Alguien que no es parte del cuerpo de Cristo, por lo tanto, no será salvado. Judío o Gentil, no hay ninguna otra provisión para la salvación de pecadores fuera de estar en el cuerpo de Cristo.-----Así, inevitablemente, desde allí son salvadas las personas en la tierra durante la tribulación, el cuerpo de Cristo, la Iglesia, debe estar presente en la tierra entonces. Obviamente, aquellos que "mueren en el Señor" durante la tribulación serán parte del cuerpo de Cristo, la Iglesia, y ellos también (como todos quiénes están en Cristo) se levantarán en la primera resurrección y será arrebatados (1 Tes.4:16-18). Así, el arrebatamiento debe seguir a la tribulación, durante la cual aquellos santos de la tribulación "mueren EN el Señor."

www.yeshuahamashiaj.org
www.elevangeliodelreino.org

ESCATOLOGÍA: Ap. 3:10

¡La Verdad que muy pocos entienden!

En Apo. 3:10, el Señor promete a la Iglesia en Filadelfia lo siguiente: "Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. ----Esta escritura podría indicar posiblemente un retiro pre-tribulacional de la iglesia si la Iglesia en Filadelfia fuera la que estuviera presente en la generación justo antes del principio de la tribulación, pero es la séptima iglesia, “la última”, la que se supone que es la del tiempo final (Laodicea), y a ella debería habérsele dirigido la promesa de Apo. 3:10. ----Sin embargo, si usted toma esta parte de la Escritura de su modo (literal) más franco y normal, entonces el Señor Jesús se dirige a la iglesia local en Filadelfia (Asia) en 96 d.J.C. ". ----Lo que es claro es que si hay algunos "vencedores” victoriosos en la iglesia Laodiceana (Apo. 3:21), esta sería la prueba de que la Iglesia estará presente en la tribulación (SI es que la iglesia Filadelfiana es la iglesia raptada, lo cual nos parece imposible).

También, si la iglesia Filadelfiana es la generación raptada, entonces la iglesia "tibia" de Laodicea sería la gran multitud de los santos de la tribulación (Apo. 7:9,14). Pero esto no puede encajar, porque los santos de la tribulación son fervientes, fieles, testigos de Jesús, que son "lavados en la sangre del Cordero" (7:14), y muchos de ellos "mueren en el Señor" (14:13); ellos no pueden ser razonablemente descritos como "tibios". ---prefiero decir, que aquellas siete iglesias son principalmente históricas, y que ellas son quizás representativas de diferentes clases de iglesias (y Cristianos) durante todos los siglos hasta el final.

Acerca de las palabras "guardar de" en Apo. 3:10, la palabra "de" es una traducción de la palabra griega "ek", que realmente significa "desde dentro de” un lugar. En el Léxico griego inglés por Bauer Arndt y Gingrich, ellos dicen que "ek" es usado "de situaciones y circunstancias de las cuales traen a alguien" ... y ellos hasta citan Apo. 3:10 como un ejemplo. A causa de esto, deberíamos reconocer que (si este verso habla sobre la tribulación) la iglesia debe estar "dentro de” la tribulación, a fin de ser sacada en un tiempo posterior.---A.T. El Robertson, en su Gramática griega, está de acuerdo que el sentido de la palabra Gk "ek" es "desde dentro", como lo hacen Dana y Mantey en su Gramática griega (p.102).

Acerca de la palabra "guardar"... esta es una traducción de la palabra griega "tere'o", que significa "guardar" "o proteger". Esta palabra comunica la idea de guardar y proteger del peligro que es circundante o cercano en el área. Si la iglesia está en el cielo, entonces tal "guarda" "o protección" de la iglesia tiene poco sentido, porque no hay ningún peligro cercano en el cielo.---Si pensamos poner las dos palabras, juntas, entonces tenemos el significado transmitido que el Señor "guardará" "y protegerá" a estos creyentes del peligro cercano hasta que ellos estén “fuera habiendo estado dentro” de la tribulación

Hay sólo un otro verso en el N.T. que usa estas mismas dos palabras griegas ("tere'o" y "ek") juntos, y es Juan 17:15. En aquel verso, Jesús ora, "no pido que los saques del mundo, sino que los guardes ("tere'o") del mal ("ek")". ---De este modo, en el único otro lugar donde estas dos palabras ocurren juntos en el N.T. , Jesús considera que la guarda y la obra guardadora de Dios es suficiente sin quitar a los creyentes del mundo ... y él expresamente lo dice así!


www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

DIFERENCIA ENTRE TRIBULACION E IRA

La palabra traducida "tribulación" o “aflicción" es thlipsis (sustantivo) y thlibo (verbo). Juntas, ellas ocurren 54 veces en el Nuevo Testamento. Cinco de aquellas ocurrencias tienen que ver con “la Gran Tribulación” del final (2 X’s cada uno en Mateo 24 y Marcos 13, y una vez en Apocalipsis 7), de modo que pondré aquellos aparte por el momento. De los otros 49 ocurrencias, 42 son dirigidas a creyentes, 2 son dirigidas a la gente en general sin ninguna declaración de su trasfondo espiritual, 2 son dirigidas a Cristianos profesantes que se caen de la fe una vez que la tribulación/aflicción viene (parábola del sembrador), y 3 son dirigidas a no cristianos. Interpretando el uso de la palabra en el NT, la norma debe esperar que ella se refiera a algo que un creyente enfrenta, a menos que haya motivos contextuales de sugerir de otro modo.

Hay una diferencia entre tribulación e ira. Unos discuten de 1 Tesalonicenses 5:9 (”Porque Dios no nos ha destinado a ira …”) que los creyentes no tienen que pasar por la Gran Tribulación. Esto es pedir demasiado del texto, sobre todo a la luz de Apocalipsis 14 y Mateo 24-25. En Apocalipsis hay una cosecha doble de la tierra, la primera es del pueblo de Dios y luego el segundo es del resto del mundo para ser lanzados en el lagar “de la ira de Dios.” Mateo 24 refleja el lenguaje que Juan usa para la cosecha, y Jesús claramente coloca este acontecimiento “inmediatamente después de la tribulación de aquellos días” (24:29). Mateo 25 también describe la separación de las ovejas de las cabras, y las ovejas son introducidas en el reino pero las cabras son enviadas al fuego eterno. Decir que no somos destinados a la ira no es lo mismo que decir que el pueblo de Dios no tiene que afrontar la Gran Tribulación, sino más bien que no tenemos que afrontar la ira de Dios en la eternidad. De hecho, si Apocalipsis 11&13 son interpretados juntos con Mateo 24 entonces la Gran Tribulación es mejor entendida no como algo directamente de la mano de Dios, sino como un tiempo de guerra que la bestia emprende contra la iglesia.

www.yeshuahamashiaj.org
www.elevangeliodelreino.org

ESCATOLOGÍA: DANIEL Y EL FALSO RAPTO DE LA IGLESIA

Aunque el término "rapto" mismo nunca es usado en la Escritura, se entiende comúnmente que éste significa la reunión del pueblo Dios con Cristo. Pablo habla del cronometraje de este mismo acontecimiento en 2 Tesalonicenses 2:1. Él abre hablando en referencia “a la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra reunión con Él.” Entonces él continúa para decir, “que nadie de ninguna manera os engañe, ya que no vendrá a menos que la apostasía venga primero, y el hombre de desafuero sea revelado, el hijo de destrucción, que se sienta en el templo de Dios.” Aquí Pablo claramente declara que antes de que la iglesia sea reunida a Cristo debe haber un tiempo de apostasía y la revelación del Anticristo.

Daniel 12:1-2 nos dice, ““En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. Daniel deja claro que habrá un tiempo de angustia y luego un tiempo de rescate. Aquel rescate es la resurrección - donde unos son levantados a vida eterna y otros a la condenación eterna.

En Mateo 24 Jesús delinea mucho de las palabras de Daniel. Primero Él dice, “Por lo tanto cuando veáis en el lugar santo la Abominación Desoladora de que habló el profeta Daniel, (el que lee, entienda)…” (24:15). Note también las semejanzas aquí entre la Abominación que está de pie en el lugar santo (o: Marcos 13:14 “parado donde no debería estar”) y las palabras de Pablo acerca del hijo de destrucción que se sienta en el templo de Dios (donde él no debería estar). Jesús continúa para decir (reflejando Daniel 12) que después de la venida de la Abominación, “Entonces habrá una gran tribulación como no ha ocurrido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. A menos que aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos aquellos días será acortados” (24:21-22). Estos días habiendo siendo acortados enlaza con el rescate que es prometido en Daniel. Jesús les dice a Sus seguidores que si, después del principio de la tribulación, algunos dicen que Cristo ya ha aparecido, que no deberíamos creerles porque muchos falsos Cristos se levantarán en una tentativa de engañar (si fuera posible) a los escogidos (24:23-26). Esto es importante porque muestra que Jesús mismo prevé a Su pueblo en la tierra durante la Gran Tribulación y Su Venida para juntarlos no es hasta después. Esta reunión de la que Él habla en 24:27-31, donde “inmediatamente después de que la tribulación de aquellos días…Él enviará a Sus ángeles con una gran trompeta y ellos recogerán a Sus escogidos.”

Sencillamente, la Biblia enseña que el pueblo de Dios está destinado a pasar por la Gran Tribulación (al menos aquellos de la iglesia que estarán vivos entonces). Puesto que es un tiempo de guerra contra la iglesia donde los pueblos perdidos siguen el engaño del Anticristo y siguen almacenando ira contra ellos mismos en la venida del gran juicio de Dios.

Habiendo dicho todo esto: nuestra preocupación no debería ser el preocuparse de la condición declinante del mundo (mientras los malos hombres proceden de mal en peor 2 Timoteo 3:13), sino saber que las cosas seguirán poniéndose peores y peores hasta que parezca que todo está perdido, pero que en un instante las cosas serán eternamente mejores. Nuestra preocupación debería ser el seguir manteniéndonos firme contra los males de la edad y proclamar vigorosamente la esperanza de Cristo, procurando rescatar tantos como Dios quiera de la ira por venir.

www.yeshusahamashiaj.org
www.elevangeliodelreino.org
Loading...