Datos personales

Médico Internista e Intensivista, y estudioso de las Santas Escrituras (La Biblia), y un predicador incansable del verdadero monoteísmo bíblico, y sobre todo, del mensaje o evangelio del Reino de Dios, que es la única esperanza que tiene este mundo para sobrevivir a su destrucción total.

lunes, 30 de agosto de 2010

APOLOGISTA CONTINÚA EXPLICANDO EL REINO DE DIOS

VIDEO DONDE APOLOGISTA EXPLICA EL REINO DE DIOS

OTRO JESUS, OTRO ESPIRITU, Y OTRO EVANGELIO (2Co. 11:3, 4)

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

El evangelio es salvación

El apóstol Pablo enseñó con total claridad que el evangelio es sinónimo de SALVACIÓN. Por ejemplo, a los Efesios, Pablo les dice: “En él también vosotros, habiendo oído LA PALABRA DE VERDAD, EL EVANGELIO DE VUESTRA SALVACIÓN, Y HABIENDO CREÍDO EN ÉL, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria” (Efesios 1:13). Nótese que Pablo dice que el EVANGELIO DE VUESTRA SALVACIÓN es LA PALABRA DE VERDAD, y todos aquellos que han creído en el evangelio, que es la palabra de verdad, fueron SELLADOS y SALVOS con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia de la posesión adquirida.

Así que todos aquellos que creyeron en la Palabra del evangelio, fueron sellados con el Espíritu Santo de la promesa, y han sido así ungidos y salvos por el Señor para recibir las arras de la herencia (=vida eterna en el reino). Pero si alguno dice no tener el Espíritu Santo, o que éste es sólo para un grupito dentro de los creyentes, lo que está diciendo es que sólo un grupito de los creyentes creyó en el evangelio, y eso sí es un asunto serio porque pone en juego la salvación de todos los demás que también creyeron en el mismo evangelio.

En Romanos 1:16 Pablo les dice a los romanos lo mismo: “Y no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación para todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al Griego”.
.
¿Cuál es el evangelio salvador que predicó Jesucristo?

En Marcos 1:1,14,15, leemos del comienzo del evangelismo de Jesús entre sus paisanos, así: “Principio del evangelio del Jesucristo, Hijo de Dios. Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea PREDICANDO EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y CREED EN EL EVANGELIO”.

En Lucas 4:43, leemos: “Es necesario que también a otras ciudades ANUNCIE EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS, PORQUE PARA ESTO HE SIDO ENVIADO”

Y En Lucas 8:1, leemos lo siguiente: “Aconteció después, que Jesús iba a todas las ciudades y aldeas PREDICANDO, Y ANUNCIANDO EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS…”

¿Qué evangelio predicaron sus apóstoles a los Judíos?

El Señor Jesús mandó a sus apóstoles escogidos por él para que predicaran el mismo evangelio que él introdujo a los suyos. En Lucas 8:1, leemos lo siguiente: “Aconteció después, que Jesús iba a todas las ciudades y aldeas PREDICANDO, Y ANUNCIANDO EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS, Y LOS DOCE CON ÉL”. Y en el siguiente capítulo, es decir, en Lucas 9:1,2, leemos lo que sigue: “Y habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades. Y los envió a PREDICAR EL REINO DE DIOS, y a sanar a los enfermos.”

En Marcos 16:15,16 leemos también esto: “Y les dijo (Jesús): Id por todo el mundo y PREDICAD EL EVANGELIO A TODA CRIATURA. El que creyere y fuere bautizado será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. Aquí no es necesario preguntar qué evangelio debían predicar, pues es obvio que es el mismo que él predicó, y que se llamó “EL EVANGELIO DEL REINO DE DIOS”.

¿Qué predicó Pablo en el mundo gentil?

El apóstol Pablo fue un fiel depositario de las verdades fundamentales de Jesucristo, y un ardiente difusor del mismo evangelio del reino que predicó su maestro en todas partes a donde él iba. En Romanos 15:19, 20, él dice: “…de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilirico, TODO LO HE LLENADO CON EL EVANGELIO DE CRISTO”. Y de esta manera me ESFORCÉ A PREDICAR EL EVANGELIO…”

Y cuando estuvo en reclusión domiciliaria en Roma, el apóstol Pablo seguía predicando el mismo evangelio del Reino de Cristo. Dice así Hechos 28:23,20,31: “Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales LES DECLARABA Y TESTIFICABA EL REINO DE DIOS DESDE LA MAÑANA HASTA LA TARDE, PERSUADIÉNDOLES ACERCA DE JESÚS, TANTO POR LA LEY DE MOISÉS COMO POR LOS PROFETAS”. Aquí vemos que Pablo predicaba exactamente el mismo evangelio de Jesús que era “el REINO DE DIOS, desde la mañana hasta la tarde, y además de esto los persuadía acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés, como por los profetas. ¿Y qué podría ser exactamente lo que Pablo podría estar persuadiéndoles acerca de Jesús? ¿Acaso que él era la Segunda Persona de la Trinidad? ¿Acaso que Jesús era el Padre? ¿O Tal vez que Jesús vendría a arrebatarlos? No! Según otros pasajes de la Escritura sobre el ministerio de Pablo, él con toda seguridad los persuadía de que JESÚS ERA EL CRISTO, el Mesías/Rey esperado para restaurar ese reino que él venía anunciándoles, y que padeció, murió y resucitó de los muertos al tercer día por los pecados del mundo (ver Hechos 17:3, 1 Corintios 15:1-8). Es decir, ¡Pablo les estaba predicando el evangelio completo!!! …
.
¿Qué evangelio deberán estar predicando los creyentes cuando Cristo regrese?
.
Jesús responde esta pregunta con suma claridad, así:

“Y este evangelio del reino será predicado ESTE EVANGELIO DEL REINO en todo el mundo como testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

El Evangelio completo

Pablo predicaba el evangelio completo: el “Que” (el Reino) y el “cómo” (por la fe en que Jesús es el Cristo –el legítimo heredero del reino—y que padeció, murió por nuestros pecados y resucitó al tercer día para nuestra justificación).

Una seria advertencia de Pablo para todos

Es importante señalar, sin embargo, que es muy peligroso ir por allí predicando otro evangelio distinto del que les hemos presentado. El apóstol Pablo, como escrupuloso celador del evangelio, advirtió: “Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si alguno viene predicando A OTRO JESÚS que el os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, U OTRO EVANGELIO que el que habéis aceptado, bien lo toleráis.” (2 Corintios 11:3-4).

A los gálatas Pablo les increpa por haberse apartado del evangelio original que oyeron de él: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, PARA SEGUIR UN EVANGELIO DIFERENTE. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare un EVANGELIO DIFERENTE, SEA ANATEMA. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica DIFERENTE EVANGELIO del que habéis recibido, sea anatema” (Gál. 1:6-9).
.
Le pregunto esto, estimado amigo(a): ¿Qué evangelio está usted oyendo en su iglesia de labios de su pastor? ¿Es acaso el mismo evangelio que les hemos presentado hoy? Si no se parece en nada, entonces usted ha recibido un evangelio distinto, uno que es fraudulento y que le traerá maldición o condenación. Es necesario que tengamos una fe y un evangelio salvadores bien definidos, y para ello hay que cotejar lo que a uno le enseñan, si en verdad tienen base o asidero en las Escrituras.

Pero desgraciadamente millones aún siguen aceptando cualquier evangelio que se predica en las tarimas misioneras sin un previo estudio o escudriñamiento bíblico, olvidando o ignorando el ejemplo de los nobles bereanos cuando investigaban si lo que Pablo les enseñaba eran verdaderamente enseñanzas del Señor o meramente ideas suyas (Hechos 17:11). ¿Será usted un bereano contemporáneo o simplemente un crédulo que recibirá todo lo que le parezca agradable a sus oídos?
Loading...