Datos personales

Médico Internista e Intensivista, y estudioso de las Santas Escrituras (La Biblia), y un predicador incansable del verdadero monoteísmo bíblico, y sobre todo, del mensaje o evangelio del Reino de Dios, que es la única esperanza que tiene este mundo para sobrevivir a su destrucción total.

martes, 29 de julio de 2008

CRISTO Y EL TRONO DE DAVID

Escudriñad las Escrituras...

Los dispensacionalistas progresivos enseñan que cuando Cristo subió a la mano derecha de Dios, Él se sentó en el trono de David. Así ellos enseñan que 1) Cristo se sienta ahora en el trono de David, el reino de David que ha sido ya inaugurado; 2) el trono de David está localizado ahora en el tercer cielo.

Busquemos ahora las Escrituras para ver lo que Dios dice sobre el trono de David, dónde está localizado y cuándo se sentará el Mesías en él.

“En verdad juró Jehová a David, Y no se retractará de ello: De tu descendencia pondré sobre tu trono Si tus hijos guardaren mi pacto,Y mi testimonio que yo les enseñaré, Sus hijos también se sentarán sobre tu trono para siempre”.

El paso arriba habla del trono de David. ¿Dónde estará localizado el trono de David?

“Porque Jehová ha elegido a Sion; La quiso por habitación para sí. Allí haré retoñar el poder de David; He dispuesto lámpara a mi ungido” (Salmo 132:13,17).

El trono de David estará localizado en Sion (Jerusalén), no en el tercer cielo. Es allí en Sion que Dios hará que el cuerno de David aparezca.

“Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto” (Isaías 9:7).

¿Cómo serán las condiciones cuando el Mesías se siente en el trono de David? En aquel tiempo el gobierno de la tierra estará sobre Sus hombros (Isaías 9:6) y la tierra disfrutará de paz cuando el Príncipe de Paz se siente sobre el trono de David. Tales condiciones no son seguramente encontradas durante esta edad de la presente iglesia.

“Entrarán por las puertas de esta ciudad, en carros y en caballos, los reyes y los príncipes que se sientan sobre el trono de David, ellos y sus príncipes, los varones de Judá y los moradores de Jerusalén; y esta ciudad será habitada para siempre” (Jeremías 17:25).

El único modo de llegar al trono de David es por vía de las puertas de la ciudad de Jerusalén (ver también versos 19-24).

“Y di: Oye palabra de Jehová, oh rey de Judá que estás sentado sobre el trono de David, tú, y tus siervos, y tu pueblo que entra por estas puertas. Así ha dicho Jehová: Haced juicio y justicia, y librad al oprimido de mano del opresor, y no engañéis ni robéis al extranjero, ni al huérfano ni a la viuda, ni derraméis sangre inocente en este lugar. Porque si efectivamente obedeciereis esta palabra, los reyes que en lugar de David se sientan sobre su trono, entrarán montados en carros y en caballos por las puertas de esta casa; ellos, y sus criados y su pueblo” (Jeremías 22:2,4).

“Así ha dicho Jehová: Escribid lo que sucederá a este hombre privado de descendencia, hombre a quien nada próspero sucederá en todos los días de su vida; porque ninguno de su descendencia logrará sentarse sobre el trono de David, ni reinar sobre Judá” (Jeremías 22:30).

El trono de David está en Jerusalén de Judá, en la tierra, no en el cielo.

“He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra. En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra” (Jeremías 23:5-6).

¿Cuándo estará el Mesías sobre el trono de David? Este ocurrirá cuando el Mesías, el Rey, reine y ejecute justicia EN LA TIERRA. En este tiempo Israel morará sin peligro. Esto sólo puede significar que Cristo se sentará en el trono de David durante Su reinado milenario y no antes.

“En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un Renuevo de justicia, y hará juicio y justicia en la tierra” (Jeremías 33:15).

“En aquellos días Judá será salvo, y Jerusalén habitará segura, y se le llamará: Jehová, justicia nuestra” (Jeremías 33:16).

El TIEMPO cuando el Mesías asumirá el trono de David es aquí señalado, así como el LUGAR. EL TIEMPO: el reinado milenario de Cristo cuando la justicia caracterizará a la tierra y cuando la paz y la seguridad caracterizarán a Jerusalén. El LUGAR: "en el territorio," esto es EN LA TIERRA, en la ciudad de Jerusalén.

“Ni a los sacerdotes y levitas faltará varón que delante de mí ofrezca holocausto y encienda ofrenda, y que haga sacrificio todos los días. podrá también invalidarse mi pacto con mi siervo David, para que deje de tener hijo que reine sobre su trono, y mi pacto con los levitas y sacerdotes, mis ministros” (Jeremías 33:18,21).

El trono de David aquí tiene que ver con sacerdotes Levíticos. Cristo no puede estar sobre el trono de David aparte de una asociación con los sacerdotes Levíticos. Durante esta edad presente no hay ningún funcionamiento de sacerdotes Levíticos. Durante el milenio los sacerdotes Levíticos /Zadociano tendrán estarán asociados con Cristo y sirviendo en el templo milenario (Ezequiel 40:46; 43:19; 44:15; 48:11).

“Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra. Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre” (Ezequiel 37:24-25).

El David resucitado, que es llamado tanto REY como el PRÍNCIPE, estará directamente implicado en el gobierno milenario, que sirve bajo Cristo: "directamente bajo Cristo, teniendo autoridad sobre todo el Israel, estará el resucitado David, a quien le dan ambos títulos de rey y príncipe. Él será el rey porque él gobernará sobre Israel, pero él será un príncipe porque estará bajo la autoridad de Cristo" (Arnold Fruchtenbaum, las Huellas del Mesías, la página 282). Ver a Jeremías 30:9; Ezequiel 34:23-24 y Oseas 3:5.

Estos pasajes a menudo son explicados de un modo no literal como no refiriéndose a David mismo, sino al Hijo mayor de David, el Señor Jesucristo, aunque la interpretación literal debe ser preferida. Pero sin tener en cuenta esto, durante esta presente edad de la iglesia, nunca se nos dice que David reina como Rey o como el Príncipe. David, el futuro rey/príncipe, sólo es mencionado en un contexto milenario, terrenal, judío.

“Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey, sin príncipe, sin sacrificio, sin estatua, sin efod y sin terafines. Después volverán los hijos de Israel, y buscarán a Jehová su Dios, y a David su rey; y temerán a Jehová y a su bondad en el fin de los días” (Oseas 3:4-5).

Hoy Israel está sin un rey y Cristo no gobierna en el trono de David. En lo venidero, Israel volverá y buscará al Señor. Entonces ellos no estarán sin un Rey. Su Rey estará en el trono de David en Jerusalén.

“En aquel día yo levantaré el tabernáculo caído de David, y cerraré sus portillos y levantaré sus ruinas, y lo edificaré como en el tiempo pasado; para que aquellos sobre los cuales es invocado mi nombre posean el resto de Edom, y a todas las naciones, dice Jehová que hace esto. He aquí vienen días, dice Jehová, en que el que ara alcanzará al segador, y el pisador de las uvas al que lleve la simiente; y los montes destilarán mosto, y todos los collados se derretirán. Y traeré del cautiverio a mi pueblo Israel, y edificarán ellos las ciudades asoladas, y las habitarán; plantarán viñas, y beberán el vino de ellas, y harán huertos, y comerán el fruto de ellos. Pues los plantaré sobre su tierra, y nunca más serán arrancados de su tierra que yo les di, ha dicho Jehová Dios tuyo” (Amós 9:11-15).

“Nuestros pies estuvieron dentro de tus puertas, oh Jerusalén. Jerusalén, que se ha edificado Como una ciudad que está bien unida entre sí. Y allá subieron las tribus, las tribus de JAH, Conforme al testimonio dado a Israel, para alabar el nombre de Jehová. Porque allá están las sillas del juicio, los tronos de la casa de David. Pedid por la paz de Jerusalén; sean prosperados los que te aman” (Salmos 122:2-6).

El levantamiento de la tabernáculo caído de David tiene que ver con la restauración de Israel (v.14) cuando Dios "los plantará sobre su tierra, y ellos no van a ser lanzados más de su tierra" (v.15). Esto implica que antes del milenio el tabernáculo de David estaba en una condición de caído. Cristo, por lo tanto, no restauró el trono y el templo de David cuando Él se sentó en la mano derecha del Padre. El templo de David no ha sido todavía restaurado, pero será en lo venidero cuando Cristo asuma Su trono milenario.

Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Lucas 1:32,33).

Note que Su sesión en el trono de David está claramente unida con Su reinado sobre la casa de Jacob (Israel). Hoy, Cristo es la Cabeza sobre la Iglesia, que es Su cuerpo. No es sino antes del futuro milenio que Cristo gobernará sobre la casa de Jacob. Es entonces que el reino será restaurado otra vez a Israel.

“Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:6-8).

Por favor observe lo que el Señor no dijo. Él no dijo esto: ¡"En no muchos días me sentaré en el trono de David y el reino será restablecido!" No, el reino sería restaurado a Israel, pero todavía no. El nuevo programa de Dios, la iglesia, estuvo a punto de comenzar. Cuando Dios restaure el reino a Israel, Jerusalén será el PUNTO CENTRAL. En el nuevo programa de Dios, la iglesia, Jerusalén es simplemente el PUNTO DE PARTIDA mientras los testigos de Cristo van a las partes más remotas de la tierra.

“Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción. A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo” (Hechos 2:29-36).

Este pasaje es usado por los Dispensacionalistas progresivos en su tentativa de demostrar que Cristo se sentó en el trono de David cuando Él se sentó en la mano derecha de Dios. Sin embargo, el pasaje no dice que Cristo está sentado ahora sobre el trono de David. Sí dice (v.30) que Dios levantó a Cristo para sentarse en el trono de David. Es obvio que la resurrección era un requisito previo para que Cristo pueda sentarse en el trono de David. ¿Cómo podría un Mesías muerto sentarse en el trono de David? Compare a Juan 12:32-34 donde los Judíos fueron dejados perplejos por el problema de cómo un Mesías muerto podría reinar por siempre y para siempre.

El reino prometido a David no comienza con la exaltación de Cristo y su asentamiento en el cielo. Comienza con la regreso de Cristo a la tierra. Esto está aclarado en Hechos 2:34-35. La palabra clave es "HASTA". Cristo no volverá a la tierra y no se sentará sobre el trono de David hasta que Sus enemigos sean hechos Su escabel.

“Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado; a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo” (Hechos 3:19-21).

En los primeros capítulos del libro de Hechos la nación de Israel le fue dada la oportunidad de ARREPENTIRSE. Si ellos se habrían arrepentido, el Señor Jesús habría dejado Su trono celestial y habría venido a Su trono terrenal, así restaurando el reino a Israel. Note otra vez nuestra palabra clave, "HASTA". Cristo se sienta en la mano derecha del Padre y el cielo lo recibe HASTA QUE el tiempo correcto venga para mandar de regreso A JESÚS a la tierra. Es sólo entonces que la restitución/restauración de todas las cosas ocurrirá y el reino será restaurado a Israel. Es entonces y sólo entonces que Cristo se sentará en el trono de David, en la tierra, en Jerusalén.

Para un estudio fascinante del ofrecimiento de Dios del reino a los Judíos en el libro de hechos, ver El Asimiento Estratégico de la Biblia por J. Sidlow Baxter (Zondervan).

“Simón ha contado cómo Dios visitó por primera vez a los gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre. Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito: Después de esto volveré Y reedificaré el tabernáculo de David, que está caído; Y repararé sus ruinas, Y lo volveré a levantar, Para que el resto de los hombres busque al Señor, Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre, dice el Señor, quien hizo todas las cosas” (Hechos 15:14-17)

Este pasaje muy claramente pone adelante el programa de tiempo de Dios de cómo se relaciona Su programa presente (la Iglesia que es Su cuerpo) y Su futuro programa (el reino como prometido a Israel). Primero tenemos el programa presente de Dios que envuelve a Dios que visita a las naciones (los Gentiles), tomando de ellos un pueblo para Su Nombre. La Iglesia es la asamblea llamada de Dios, constituida de Judíos y Gentiles salvados, unidos juntos en un cuerpo, compartiendo una VIDA y SEÑOR en común. "DESPUÉS DE ESTO" (después de que el programa "de la iglesia" de Dios haya sido completado) Cristo volverá y el templo de David será construido otra vez y establecido. El reino será restaurado a Israel cuando Cristo se siente sobre el trono de David, todos en cumplimiento del pacto Davídico.

The Middletown Bible Church349 East StreetMiddletown, CT 06457(860) 346-0907

EL HIJO DEl HOMBRE, SENTADO A LA DIESTRA DEL PODER DE DIOS

Por Sir. Anthony F. Buzzard (Teólogo Unitario)
.
El título “Hijo del Hombre” fue usado frecuentemente por Jesús para referirse a sí mismo. Como “Hijo de Dios”, él está estrechamente asociado con su Mesianismo; tanto que cuando Jesús afirmó solemnemente que él es el Mesías, el Hijo de Dios, agrega en el mismo momento que el sumo sacerdote vería “el Hijo del Hombre” sentado a la diestra del poder y viniendo con las nubes del cielo” (Marcos 14:61,62). El título “Hijo de Hombre” está más plenamente descrito en Daniel 7:13,14, donde una figura humana (“un Hijo de Hombre”) recibe el derecho para el dominio mundial del Padre. El paralelo con Salmo 2 es obvio, así como la conexión estrecha con el Salmo 110, donde David se refiere a su “Señor” (El Mesías) que se sentará a la diestra (del Padre) hasta que tome su oficio como gobernador mundial y “reine en medio de sus enemigos” (Salmo 110:2; cp. Mateo 22:42-45). El Hijo del Hombre tiene igualmente una clara conexión Mesiánica en el Salmo 80:17: “Sea tu mano sobre el varón de tu diestra, sobre el Hijo del Hombre que para ti afirmaste”.

Es significativo que los escritores del Nuevo Testamento pongan muchísimo énfasis en el Salmo 110, citándolo unas 18 veces y aplicándolo a Jesús, quien había sido exaltado por aquel tiempo como Señor Mesiánico a la inmortalidad a la mano derecha del Padre exactamente como el Salmista lo previó. Nuevamente debemos reconocer que la eterna filiación es ajena a todos los títulos descriptivos del Mesías. Estos hechos alarmantes deberían conducir a los estudiantes de la Biblia de todas partes a comparar lo que se les ha enseñado acerca de Jesús con el Jesús presentado por la Escritura. Parecería que un hijo eterno no haría juego con la cuenta bíblica del Mesías. Al optar por un Jesús que es un ser eterno que pasa a través de una vida temporal en la tierra, muchos parecen, por así decirlo, haber “obtenido el hombre equivocado”.

www.yeshuahamashiaj.org
www.elevangeliodelreino.org

LA SECTA LLAMADA TESTIGOS DE JEHOVÁ: UN ESCRITO INTERESANTE


Organización y salvación

“No podemos tomar parte en cualquier versión moderna de idolatría, sean éstas gestos respetuosos hacia una imagen o símbolo o la imputación de salvación a una persona o a una organización”. La Atalaya, 11/1/1990, p. 26“Identificarse con organización Jehová es esencial para su salvación”. Nuestro Ministerio del Reino, La Atalaya 11/1/1990, p. 1

Sobre la muerte de jóvenes Testigos de Jehová

Citado de la Despertad, Mayo 22, 1994, Página 2 (edición en inglés):

Jóvenes Que Ponen a Dios primero

Antiguamente miles jóvenes murieron por poner a Dios primero. Lo están todavía haciendo, sólo que hoy el drama se despliega en hospitales y cortes, siendo las trasfusiones de sangre el asunto.
_____________________________________________
Cita de la La Atalaya, diciembre 1, 1998, Página 14 (edición en inglés):

Los Testigos de Jehová han sido blancos de acusaciones falsas - las mentiras descaradas y las presentaciones torcidas de sus creencias … La acusaciones de que numerosos niños Testigos de Jehová mueren cada año como resultado de rehusar trasfusiones de sangre son completamente infundadas.

Sobre la Fecha de 1975

1974 ” Sí, el fin de este sistema es tan pero tan cercano! ¿No es esa la razón para aumentar nuestra actividad?…Los informes se oyen de hermanos vendiendo sus casas y sus propiedades y planificando terminar el resto de sus días en este viejo sistema en el servicio pionero. Ciertamente ésta es una forma excelente para invertir el corto tiempo que queda antes del fin del mundo malvado. (El ministerio del reino, mayo de 1974, p.3)

1976 ” puede ser que algunos que le han estado sirviendo a Dios han planificado sus vidas según una opinión equivocada sobre justamente lo que iría a suceder en una cierta fecha o en un cierto año. Ellos, por esta razón, han puesto de lado o han descuidado cosas de las que de otra manera habrían cuidado. Pero ellos han entendido mal las advertencias de la Biblia concernientes al fin de este sistema de cosas, pensando que la cronología de la Biblia revela la fecha específica. (La atalaya, 15 de julio, 1976, p. 440)

(La atalaya 10/1 1978 página 31; negrita añadida)

¿Aplica o no aplica a los bebés?

“Así, en lo que se refiere a la aplicación en nuestro tiempo, la “generación” lógicamente no se aplicaría a bebés nacidos durante la Primera Guerra Mundial I. Aplica a los seguidores de Cristo y los otros que pudieron observar esa guerra y las otras cosas que han ocurrido en cumplimiento de la “señal” compuesta de Jesús
(La atalaya 5/15 1984 la página 5; negrita añadida).
.
Si Jesús usó “la generación” en ese sentido y nosotros se lo aplicamos a 1914, entonces los bebés de esa generación tienen ahora 70 años de edad o más. Y los otros vivos en 1914 están dentro sus 80 o 90’s, unos cuantos incluso habiendo alcanzado cien. Hay todavía muchos millones de esa generación viva.
Loading...