Datos personales

Médico Internista e Intensivista, y estudioso de las Santas Escrituras (La Biblia), y un predicador incansable del verdadero monoteísmo bíblico, y sobre todo, del mensaje o evangelio del Reino de Dios, que es la única esperanza que tiene este mundo para sobrevivir a su destrucción total.

miércoles, 21 de mayo de 2008

UNA TRISTE BUFONADA:LOS TESTIGOS DE JEHOVA

Los Testigos de Jehová enseñan que sólo 144,001 Testigos de Jehová pertenecen a la clase de los “ungidos”, que es la clase que gobernará con Cristo, y que es la iglesia de Cristo propiamente dicho. Sólo ellos son los hermanos de Cristo y los verdaderos hijos de Dios. Los únicos que pueden participar del “memorial”, comiendo del pan, y tomando del vino. Los demás son parias, Testigos de cuarta categoría, súbditos de los “ungidos”, herederos de la tierra (no del cielo), y privados del Espíritu Santo de Dios.
.
Lo curioso del caso es que el “cuerpo gobernante” ungido de 12 miembros que reside en Brooklyn, NY, y todos los demás miembros “ungidos” Jehovístas son de raza blanca, especialmente caucásicos anglosajones, teutones y nórdicos, pero ninguno de la raza asiática, latina, o africana. En América Latina no hay ningún ungido hispano, y en especial, en los países donde la población indígena y afroamericana es mayoritaria.

He sabido de Testigos de Jehová hispanos que han manifestado sentirse llamados para la “esperanza celestial” (la cual está reservada sólo para los ungidos) y los ancianos los han amonestado severamente, exigiéndoles a que se retracten abiertamente porque están siendo “seducidos por el diablo” o que “sus corazones los están engañando”. En realidad detrás de toda esta prohibición están los mismos ungidos, que quieren mantener el dominio sobre las masas a través de una supuesta superioridad de rango y raza.

Realmente estos “Testigos de Jehová” son hipócritas, pues en sus libros y revistas muestran escenas de hermanos de distintas razas unidos en la fe, pero en los hechos ocurre todo lo contrario. El Testigo anglosajón, teutón, o nórdico tiene todas las mejores oportunidades de alcanzar “el cielo” que un latino, asiático o africano (“las minorías” que irónicamente son la mayoría en la secta). Así que sepan todos que el cielo de los “Testigos de Jehová” está reservado para las “caras pálidas”, para aquellos de apariencia “angelical”. ¡Tremendos sátrapas! ¡A otro perro con ese hueso! ¿Se fijará Dios en la apariencia más que en el corazón? Y pensar que millones de Testigos agachan la cabeza como corderitos, sin protestar, y dejándose manipular al antojo de sus líderes/amos—¡Despertad del Sueño, de una vez por todas!

Archivado bajo:
.
Loading...